Barinagarrementeria: «El nuevo tiempo sin ETA debe servir para mejorar la situación de los expresos»

Barinagarrementeria./I. SÁNCHEZ
Barinagarrementeria. / I. SÁNCHEZ

«Las empresas pueden ayudar mucho a la resocialización de los exreclusos»

Jorge Sainz
JORGE SAINZSAN SEBASTIÁN.

Sebas Barinagarrementeria (Ondarroa, 1946) cumple un año al frente de Harrera, la asociación asistencial a expresos de ETA. La reintegración de las personas que salen a la calle tras cumplir condena es una cuestión de la que se debatirá en el nuevo tiempo tras la disolución de la organización armada y la asociación asegura estar preparada.

-Harrera celebró recientemente su asamblea. ¿Qué retos se marca?

-El de las personas que salen de la cárcel con más de 50-60 años y se ven de repente en la calle sin haber cotizado lo suficiente a la Seguridad Social y con un horizonte de cotización futura limitado. Es muy difícil buscarles trabajo.

-Sin embargo, ustedes han encontrado trabajo a 22 expresos. ¿Ven receptividad en las empresas y en la sociedad?

-Hay de todo. La receptividad debería ser mayor y así lo esperamos. La sociedad y las instituciones pueden hacer algo por estas personas, máxime en este nuevo tiempo. Nosotros con empresas y partidos tenemos contactos discretos, casi como una vía diplomática.

-Ustedes han aludido al tiempo nuevo que se abre con la disolución de ETA. ¿Podría ayudar esto a superar heridas y mejorar la reintegración?

-Posiblemente sí. Creemos que los nuevos tiempos crearán unas expectativas mejores, pero nos fijamos más en lo que hacemos nosotros y en seguir trabajando como hasta ahora.

-Se prevé que haya un goteo de presos que vayan saliendo a la calle en los próximos años una vez que ha desaparecido la violencia y la organización armada se ha disuelto. ¿Está preparada la estructura de Harrera para recibirles?

-No parece que vayan a salir en masa. En los próximos años se prevé que salgan, cada año, en torno a una docena, según las variables que se manejan. Y estamos preparados para darles la asistencia que necesitan.

-Ustedes inciden mucho en el aspecto sanitario. ¿En tan mala situación salen los presos?

-Hay de todo. Hay muchos problemas médicos con la vista y la dentadura. En prisión están muchos años en aislamiento y no están acostumbrados a ver a lo lejos. Siempre están en espacios reducidos y no ven más allá de una pared. Cuando salen a la calle se tienen que amoldar a las distancias exteriores y no es fácil. Y respecto a la salud dental, las carencias son por la falta de medios odontológicos en prisiones, los problemas de alimentación... También damos atención psicológica y psiquiátrica por la separación de la familia, etc...

-¿Deben los expresos también avanzar en el reconocimiento del daño causado?

-En Harrera tenemos una función social y asistencial y no queremos meternos en el debate político. Ya hay gente para eso. Nuestro campo es la asistencia, no el político.

-¿Cuáles son las principales dificultades para desarrollar su labor?

-Nuestra fuerza principal está en la imbricación de la sociedad vasca y el número de socios que logremos, más allá del apoyo de entidades e instituciones, será nuestra fuerza. Nuestro apoyo tiene que ser la gente de este pueblo. En este sentido, un colectivo importante que puede ayudar mucho en la resocialización es el de las empresas dando trabajo a estas personas con estas características. Muchos de ellos son válidos para trabajar. Es clave lograr por ejemplo prácticas en empresas potentes. Se ha logrado algunos casos en empresas importantes y luego eso es un camino para lograr un contrato ahí.

-Harrera ha cumplido seis años. ¿Suelen echar la mirada atrás?

-En estos años nos hemos ganado el respeto institucional y de las empresas, y tenemos acceso a tocar cualquier puerta, desde el lehendakari al último sindicato, aunque sean conscientes de lo que significamos y de que ayudamos a personas concretas, aunque ya son personas con todos sus derechos y obligaciones intactas.

-¿Cómo valora el reciente embargo de bienes de algunos expresos por la Audiencia Nacional?

-Harrera no valora públicamente tal o cual operación, pero esta medida crea una inseguridad en todos los sentidos a estas personas y ayudaremos a paliar su situación, en especial a quienes, por esta decisión, se hayan quedado en el umbral de la extrema necesidad. Tenemos un caso de estos al que le han bloqueado las cuentas, es un caso más de hasta dónde puede llegar la injusticia.

-¿El cambio de Gobierno en España y de política penitenciaria, les afecta?

-No entramos a valorar las políticas futuribles del Gobierno. Nos ceñimos a los hechos que haga en el ámbito que nos atañe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos