Sare pide una entrevista con Grande-Marlaska para que cambie su política penitenciaria

Imagen de la manifestación el domingo en Bilbao, que transcurrió bajo el lema 'Orain presoak'. / E. P.
Imagen de la manifestación el domingo en Bilbao, que transcurrió bajo el lema 'Orain presoak'. / E. P.

Azkarraga cree que el Gobierno de Sánchez «cometería un error» si «ignorase» la reclamación que 70.000 personas clamaron en Bilbao

Ainhoa Muñoz
AINHOA MUÑOZ SAN SEBASTIÁN.

Un día después de que Bilbao fuese nuevamente el epicentro para reivindicar los derechos de los presos de ETA, tocaba reflexionar y hacer una valoración final sobre la manifestación. El portavoz de la red ciudadana Sare -organizadora de la multitudinaria marcha- anunció, acompañado de Arantza Aldazabal, que solicitarán la próxima semana una entrevista con el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, para trasladarle sus reivindicaciones. Es decir, transmitirle «de forma directa» que «cumplan su propia legislación» en el tratamiento penitenciario de los reclusos de la disuelta organización terrorista y «terminen de una vez el sufrimiento».

Según Azkarraga, el Gobierno socialista de Pedro Sánchez no puede obviar que alrededor de 70.000 personas -según los datos que facilitó la Policía Municipal- clamaron en contra de la política de dispersión. «El Gobierno español cometería un error si no tiene en cuenta» la marcha que el sábado se celebró en la capital vizcaína.

Además de la reunión con Interior, Azkarraga adelantó que Sare también tiene previsto mantener un encuentro formal con las organizaciones del País Vasco francés «para buscar fórmulas de trabajo conjunto», teniendo en cuenta que el sábado se realizó una marcha simultánea en Baiona.

«La gran mayoría de la sociedad vasca quiere una paz justa en la que podamos construir la convivencia»

Sobre la asistencia a ambas manifestaciones -unas 9.000 personas se movilizaron en la capital labortana-, Azkarraga aseguró que están «contentos» porque, a su juicio, «se demostró que una parte importante de la sociedad vasca no está dispuesta a que en su nombre se sigan vulnerando derechos» de los presos etarras.

En el manifiesto final, Sare reclamó, además de poner fin a la dispersión, la excarcelación «inmediata» de los presos gravemente enfermos o de avanzada edad. También exigieron el «inmediato pronunciamiento de disposiciones generales» para los jueces de Vigilancia Penitenciaria para «facilitar» la progresión de grado de los reclusos y computar, «mediante un cambio normativo y por justicia matemática», las penas cumplidas en países de la Unión Europea como Francia. También pidieron que el nuevo Estatuto que salga del Parlamento Vasco garantice el cumplimiento de penas en las cárceles de Euskadi.

Una sociedad «normalizada»

«Decenas y decenas de miles de personas abarrotaron las calles para exigir al Gobierno de Madrid que escuchen a la gran mayoría de la sociedad vasca, que quiere una paz justa en la que podamos reconstruir la convivencia, sin olvidar, pero sin odiar», continuó Azkarraga.

El portavoz de Sare, insistió en que la plataforma seguirá apostando por «transmitir» a la sociedad vasca que es necesario «ensanchar la pluralidad de quienes nos negamos a que en nuestro nombre se vulneren, no solo los derechos de los presos, sino también sus propias leyes». «Nadie nos dijo que este esfuerzo iba a ser sencillo. Estamos preparados para continuar el trabajo porque queremos dejar a la generación que nos sigue, una sociedad reconciliada y en paz», sostuvo, al tiempo que consideró que la actual generación tiene «la obligación de dejar a la venidera una sociedad normalizada».