Sánchez se volcará para a traer a ERC a la 'tercera vía'

Pedro Sánchez y Quim Torra, junto a la fuente de Guiomar en los jardines del Palacio de la Moncloa.:/FERNANDO CALVO/ EFER
Pedro Sánchez y Quim Torra, junto a la fuente de Guiomar en los jardines del Palacio de la Moncloa.: / FERNANDO CALVO/ EFER

Los socialistas no descartan que Quim Torra adelante las elecciones el próximo año para elevar la presión al Estado. Junqueras se desmarca del frentismo y pide al presidente que concrete su plan para Cataluña

Alberto Surio
ALBERTO SURIOSAN SEBASTIÁN

. El pasaje de Drake, entre el cabo de Hornos, en Chile, y la Antártida es considerado por los navegantes como el más tormentoso del planeta. Une los océanos Pacífico y Atlántico y para atravesarlo se requieren buenos marinos, capaces de sortear poderosos escollos.

Un dirigente independentista citaba hace pocos días esta referencia geográfica al aludir al diálogo entre el Gobierno de Pedro Sánchez y la Generalitat. Lo hacía tras visitar un edificio del sur de Francia, cerca de la frontera, un lugar al que el público tiene acceso libre y en el que, según dice, «muchos en Cataluña creen que estaban escondidas las urnas antes del referéndum del 1-O».

Y es que el pasaje de Drake da juego literario y político un año después. El presidente ha lanzado una propuesta de diálogo para ampliar el autogobierno en el marco de la Constitución y para romper la guerra entre dos bloques, independentistas y constitucionalistas. Un nuevo Estatuto que incluya cuestiones consideradas inconstitucionales en la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010. La apuesta de Sánchez insiste en la necesidad de «tender puentes» para fortalecer la convivencia en Cataluña, abrir un diálogo «integrador» que trence «soluciones transversales» a largo plazo.

Sánchez se propone como prioridad enfriar la inflamación emocional de la crisis catalana PRIMER OBJETIVO

Junqueras marca perfil posibilista desde la cárcel y afirma que «los frentes alientan el frentismo» ESQUERRA REPUBLICANA

Paradójicamente quienes empujaron a Puigdemont a declarar la DUI son quienes piden hoy moderar el ritmo PARADOJAS

La propuesta del presidente tiene un primer objetivo: rebajar la inflamación identitaria de un secesionismo radicalizado, en este momento vapuleado emocionalmente con la prisión de los dirigentes del procés.

En el Gobierno socialista se considera que solo una rebaja de la efervescencia independentista puede contribuir a abrir una vía de «diálogo razonable» que, por ejemplo, facilite el debate sobre la posibilidad de un nuevo Estatuto, aunque se admite la extrema dificultad del empeño. Sólo cuando el independentismo baje a un 30% de apoyo, confiesa escéptico un dirigente del PSOE, podrá lograrse un acuerdo estable para una generación.

Diálogo o humo

La pretensión de Sánchez, en principio, no va tan lejos y pasa por atraer a ERC a esa 'tercera vía'. Algunos mensajes de dirigentes de ERC avalan cierta receptividad. En la dirección de Esquerra se valora la predisposición 'dialogante' de Sánchez y su reconocimiento de que hay un «conflicto político». Pero el apoyo de los socialistas catalanes a la aplicación del artículo 155 ha dejado algunas heridas aún no cicatrizadas. Además, se reconoce que entre la defensa del ejercicio de autodeterminación y el autonomismo no hay punto de intersección posible. Al menos a corto plazo. En todo caso, algunas señales son sintomáticas de este deshielo. Oriol Junqueras, presidente de ERC y exvicepresidente catalán, reconoce desde la cárcel en una entrevista publicada ayer que «la política de frentes alienta el frentismo» y que Sánchez tiene derecho a presentar su proyecto. «Nosotros, también. En todo caso, que lo concrete. Si no, es humo», señala.

En este contexto, el papel de lehendakari Urkullu, que visitó en prisión a Junqueras recientemente, también contribuye a alentar a la línea más pragmática dentro de la política catalana frente a los sectores más polarizados.

La reunión de la Comisión Mixta de Transferencias celebrada esta semana y la previsible retirada de litigios de inconstitucionalidad permiten alumbrar algunos primeros pasos. A corto plazo no hay novedades pero se empieza a intuir un cambio de dinámica necesario para abordar una negociación en la próxima legislatura. Se da la paradoja de que quienes desde ERC más empujaron en otoño de 2017 a Puigdemont a activar la Declaración de Independencia en el Parlament y a no convocar las elecciones son ahora quienes prefieren moderar los ritmos.

La propuesta de Sánchez se inspira en la 'tercera vía' que enarbola hace tiempo Miquel Iceta, líder del PSC, convencido que constituye la única salida al colapso catalán.Iceta ha aparcado su propuesta para explorar la vía de claridad en Cataluña, inspirada en el modelo de Quebec. Según este método, si una reforma constitucional no lograba el apoyo en Cataluña, la alternativa pasaba por una iniciativa similar a la Ley de Claridad de Canadá, con una mayoría cualificada en un futuro referéndum.

En el PSOE se cree que Quim Torra va a mantener su discurso radical, sin consumar todavía decisiones jurídicas, en un delicado equilibrio entre las tesis de Puigdemont, la posición del PDeCAT y la línea de ERC. Los socialistas tampoco descartan que Torra fuerce un adelanto electoral para 2019 para lograr la mayoría absoluta sin depender de la CUP, fortalecer músculo y aumentar la presión hacia un referéndum de autodeterminación. Los secesionistas están dispuestos a negociar que en una consulta pactada junto a las opciones del estatu quo y la independencia figurase una tercera alternativa: un nuevo pacto de autogobierno.

El independentismo ha abierto un compás de espera antes de consumar nuevos pasos bajo el temor a que aflore una división interna. Mientras tanto, cierra filas hasta conocer la sentencia en el juicio a los líderes del procés. Aunque la mayoría de los líderes independentistas ve 'superada' la oferta de Sánchez, esta última reaviva un pulso soterrado en el secesionismo entre la línea dura -el entorno de Puigdemont, la CUP y los CDR- y los sectores más posibilistas en ERC y del PDeCAT.

La prueba será el veredicto del Supremo contra los dirigentes del procés. Sobre todo si las sentencias terminan con condenas y el fallo es recurrido ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. La presión al Gobierno para que influya en la Fiscalía General del Estado para que, a su vez, revise la imputación de rebelión es reveladora de dónde está, en el fondo, la madre del cordero.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos