El PSE rompe el pacto en Samaniego y EH Bildu hace historia en Treviño

Pilar Garmendia, de EH Bildu, nueva alcaldesa de Samaniego. /
Pilar Garmendia, de EH Bildu, nueva alcaldesa de Samaniego.

El PSE tomará medidas contra el concejal que ha dado la Alcaldía a EH Bildu en Samaniego

JUAN CARLOS BERDONCES / ROSA CANCHO

Sorpresa en Rioja Alavesa. Un representante del PSE se ha saltado el pacto global con el PNV para liderar los ayuntamientos vascos y ha dado esta mañana la Alcaldía de la localidad de Samaniego a EH Bildu. El concejal Eduardo Pascual, único edil socialista en la pequeña localidad de 320 habitantes, ha otorgado la makila a Pilar Garmendia. EH Bildu logrará así su única Alcaldía en Rioja Alavesa. Es la primera vez que la izquierda abertzale logra dirigir un ayuntamiento en la comarca del sur de Álava, tradicionalmente feudo del PP y ahora controlado por el PNV.

El PSE no ha explicado aún el por qué de este comportamiento del concejal, que se atribuye a cuestiones «personales» propias de los pueblos de menor dimensión. Una vez que el PSE alavés tuvo conocimiento de la votación, la secretaria general, Cristina González, abandonó el pleno de Vitoria al que asistía para dirigirse a la localidad riojanoalavesa. La intención del PSE es tomar medidas inmediatas sobre el edil díscolo. Dado que no es militante, no se le puede expulsar del partido, apuntan fuentes socialistas. Se le reclamará, eso sí, que deje su acta de concejal y dé paso al siguiente en la lista, aunque la decisión final corresponderá en este caso al concejal.

En Samaniego, las urnas arrojaron un resultado que dio la victoria al PNV y un total de 3 concejales, los mismos que Eh Bildu. El PSE obtuvo uno. En aplicación del pacto global alcanzado por nacionalistas y jeltzales, Estela Larrea debería haber sido designada alcaldesa, pero la unión de independentistas y el socialista ha dado la mayoría absoluta, y por tanto el gobierno del pueblo, a EH Bildu.

EH Bildu en Treviño

Por otra parte EH Bildu hace historia en Treviño al lograr por vez primera hacerse con la Alcaldía de uno de los dos ayuntamientos de este enclave ubicado en el corazón de Álava y que administrativamente pertenece a Burgos. La coalición abertzale gobernará en minoría en La Puebla de Arganzón, donde fue la lista más votada las pasadas elecciones municipales, al rehusar el PNV a presentar candidatura. Las dos formaciones están empatadas a tres concejales y el PP había anunciado su intención de impedir con su voto que gobernara EH Bildu. Pero no ha tenido opción. Los jeltzales han votado a favor de EH Bildu con quienes conformarán gobierno de coalición. Pablo Ortiz de Latierro se alzado con la makila con seis votos a favor y uno en blanco. Ha jurado su cargo por «imperativo legal».

Ortiz de Latierro sucede a Roberto Ortiz Urbina, quien lideró el Ayuntamiento de La Puebla durante los 12 últimos años al frente de la agrupación electoral independiente Nueva Puebla, partidaria también de la anexión a Alava. Su renuncia a concurrir en los comicios del 26M ha cambiado el panorama municipal treviñés. Los votos de la agrupación se han repartido entre EH Bildu y PNV que han pactado para gobernar conjuntamente. El principal nexo de unión es lograr organizar una consulta popular vinculante para decidir la integración de los dos ayuntamientos de Treviño en Euskadi.

El PNV retiene la makila de Labastida gracias a EH Bildu

De las lágrimas y el enfado a la risas y la satisfacción. De un estado a otro ha pasado Laura Pérez y el PNV de Labastida desde el pasado 26 de mayo hasta la mañana de hoy. Entonces las urnas le colocaron en segundo lugar por detrás del PP. Ahora asume la Alcaldía gracias al apoyo de EH Bildu. En su discurso de investidura, Laura Pérez ha expresado su satisfacción, «no tanto por revalidar el cargo, del que estoy muy orgullosa, sino por conformar para los próximos cuatro años un gobierno comprometido con el futuro de Labastida y Salinas de Buradón». En esta línea, ha valorado que «hemos sido capaces de configurar un equipo para dar estabilidad al municipio y sacar adelante los proyectos que necesita».

Con estas palabras, Pérez Borinaga ha inciado su segunda legislatura, con un concejal menos que en 2015, mientras que el PP permanece en la posición, pese a sus intentos desde el día siguiente a las elecciones de formar un gobierno de 'concentración' con la posibilidad de que todas las formaciones «aportaran cosas en el Ayuntamiento por el bien del municipio».

Los deseos de su joven candidato, Daniel García, se han quedado en eso, en aspiraciones que no se han concretado. Ha pesado la alianza PNV-EH Bildu y el acuerdo incluso para repartirse áreas de gobierno. Las responsabilidades en deporte o euskera o la gestión de la junta administrativa de Salinillas de Buradón recaerán en los ediles abertzales Silvano García e Iraia San Ildefonso.