El PNV se ve «reforzado» en su apuesta por el diálogo pese al fracaso de Sánchez

Gabriel Rufián (ERC) conversa con los diputados del PNV Aitor Esteban, Mikel Legarda, Joseba Agirretxea e Idoia Sagastizabal. / E. P.
Gabriel Rufián (ERC) conversa con los diputados del PNV Aitor Esteban, Mikel Legarda, Joseba Agirretxea e Idoia Sagastizabal. / E. P.

El Gobierno Vasco teme que el adelanto electoral «pueda dejar en nada» el calendario de traspasos que se estaba negociando y acuerdos sobre el TAV

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

El PNV ha sido, junto con Podemos, el grupo que más esfuerzos ha hecho en los últimos meses para que los Presupuestos de Pedro Sánchez llegaran a buen puerto y la legislatura tuviera continuidad, pero el pleno de totalidad de ayer dio al traste con todos esos intentos. A pesar de ello, fuentes del EBB interpretan que el fracaso presupuestario del Gobierno socialista no sólo no ha minado la posición defendida por el PNV desde que decidió respaldar la moción de censura contra Mariano Rajoy, sino que sale «reforzado» de todo este proceso. «Ante la bronca y el despropósito en el que vive la política española, creemos que la sociedad vasca respalda el intento del PNV de poner algo de cordura y apostar por el diálogo», apuntan desde Sabin Etxea.

Esta lectura global, sin embargo, no oculta que el probable adelanto electoral al que se ve abocado Sánchez supone un contratiempo importante para el PNV y para el Gobierno Vasco que lidera, porque deja en el aire algunos acuerdos clave para las instituciones vascas, como la negociación del calendario de 33 transferencias pendientes o los acuerdos sobre la entrada del TAV a las capitales vascas. Fuentes de Lehendakaritza reconocieron ayer que estos acuerdos «pueden quedar en nada» si las elecciones generales se convocan para abril o mayo.

El presidente del EBB, Andoni Ortuzar, asumió ayer que el fracaso presupuestario del Gobierno «aboca a un final abrupto de la legislatura», aunque insistió en su teoría de que no tendría por qué ser así. De hecho, recordó que el Ejecutivo de Iñigo Urkullu también tuvo que prorrogar los Presupuestos vascos y que eso no le ha impedido seguir gobernando. Aunque también reconoció que «el ruido y la bronca» que impera en la política española «hace casi imposible que se pueda desarrollar una política normal», según aseguró en una entrevista en Herri Irratia.

Esa inestabilidad en la que se ha instalado la política española, y su contraste con «la estabilidad que vive Euskadi», es lo que, a juicio del EBB, no deja en mal lugar la apuesta que hizo el PNV por la continuidad del Gobierno de Sánchez. Ahora que parece que el adelanto electoral es inevitable, los jeltzales aseguran que no temen ninguna fecha para las generales. «Cuando sean, serán», aseguran desde Sabin Etxea, adonde Sánchez ayer aún no había llamado para consultar una posible fecha electoral, tal y como se comprometió con el PNV.

Eso sí, Ortuzar insistió ayer en reclamar a Sánchez que las generales no sean el 26 de mayo, ya que «un 'superdomingo' electoral sería un error y algo negativo para la democracia», porque «desvirtuaría» los comicios forales y municipales y sometería a la ciudadanía a un «estrés político» excesivo. El líder del EBB mantiene su apuesta por que el presidente del Gobierno convoque las generales en la fecha «más alejada posible». Si es en otoño, mejor que en abril.

Crítica al soberanismo catalán

El PNV ha tratado de desplegar en los últimos días toda su influencia para cambiar el paso de los soberanistas catalanes y conseguir que la tramitación de los Presupuestos siguiera su curso. «Más con declaraciones públicas que con intentos privados», apuntan diversas fuentes. Una apelación al PDeCAT y ERC que finalmente no tuvo éxito. El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, hizo un último intento ayer por la mañana desde la tribuna de oradores. Esteban realizó un alegato a favor de «mantener abierto el diálogo» y advirtió al soberanismo de que la estrategia del «cuanto peor, mejor» nunca es beneficiosa, y menos para «la parte más pequeña o débil».

«Desde el respeto» y la «compresión» de que los partidos soberanistas atraviesan un «momento emocional complicado» por el inicio del juicio del procés, Esteban afirmó que «hay que hacer política» y dijo no ver la ventaja que podía suponer para Cataluña el rechazo de los Presupuestos y un adelanto electoral. Pese a sus intentos, los partidos soberanistas tumbaron las Cuentas.

Más

 

Fotos

Vídeos