La química entre Marlaska y Davo ralentiza los acercamientos de París

Antiguos jueces y colaboradores, son clave para la decisión de España y Francia de coordinar los ritmos de la política penitenciaria

J. S. SAN SEBASTIÁN.

La decisión del Gobierno francés de dar un giro y frenar los últimos acercamientos de presos de ETA que le quedaba por acometer ha sacado a la luz un alineamiento de los Ejecutivos español y francés para gestionar la nueva política penitenciaria de forma coordinada en los ritmos. Esta medida del gabinete de París ha decepcionado a los presos y se suma a la decisión del Gobierno del PSOE de iniciar los traslados de reclusos a cárceles vascas con cuentagotas. La buena relación entre el ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska y la responsable de la gestión de los presos de ETA en Francia, Hélène Davo, es clave en esta coordinación penitenciaria de ambos Estados.

Ambos son jueces y tienen buena química desde los tiempos en que Davo era magistrada de enlace entre España y Francia, y Marlaska un destacado juez de la Audiencia Nacional en la lucha contra ETA. Además, el marido de la directora de gabinete de la ministra de Justicia es un diplomático español nombrado por Pedro Sánchez al frente de la Secretaría General de Asuntos Internacionales en la Moncloa.

Marlaska ha logrado, además, que Davo se alinee al cien por cien con su estrategia de no mover ficha en las cárceles sin consultar antes con las principales asociaciones de víctimas del terrorismo. Ello ha sido decisivo en el anuncio de Francia de no acercar de momento a presos con delitos de sangre como los exdirigentes de la banda Garikoitz Azpiazu, 'Txeroki', Mikel Karrera, 'Ata', o Aitzol Iriondo, 'Gurbitz'.

Delegación de Iparralde

En este contexto preocupa en el seno de la izquierda abertzale la decisión del Gobierno francés de abrir otra etapa penitenciaria. El Ejecutivo de Emmanuel Macron comenzó justo ahora hace un año a acercar a los presos, marcando al entonces Gobierno español del PP una línea a seguir, que Mariano Rajoy no secundó. Ahora, con la llegada a Moncloa del PSOE, ambos gobiernos quieren coordinarse, lo que acarrea que los socialistas puedan demorar determinados avances.

La propia delegación institucional de Iparralde, encabezada por el presidente de la Mancomunidad, Jean René Etchegaray, quiere seguir presionando a París para que retome el diálogo sobre presos interrumpido hace unas semanas y en el que Davo era la principal interlocutora. Los partidos del País Vasco francés, de todo signo, y electos de distintas fuerzas han convocado, de hecho, una manifestación este sábado paralela a la de Bilbao que se desarrollará en Baiona y en la que expresarán sus quejas al Gobierno galo.

 

Fotos

Vídeos