La pugna por liderar el centroderecha ante la posible cita electoral

El PP da por hecho las elecciones, que Pedro Sánchez nunca ha querido llegar a un acuerdo, al menos a su derecha. "Porque Pedro Sánchez no es un moderado", ha dicho Pablo Casado. "Pedro Sánchez es un radical que se intenta disfrazar de moderado al mandato de lo que le diga el fotógrafo de campaña". Y si hay urnas "no tenemos que equivocarnos de adversario. No cometamos el mismo error otra vez", ha añadido el presidente de los populares. Sin entrar, afirma, en provocaciones. "En eso vamos a seguir. Campaña limpia". E insiste, marca electoral conjunta, salvo portazo, anunciado, de Ciudadanos y Vox. "Tendremos que apelar a que los españoles unan en las urnas a los que los políticos, de forma irresponsable, no quieran unir en el logo de la papeleta", ha sentenciado. Ciudadanos la rechaza de plano. Es más, que allá donde gobiernan juntos no van a tapar su basura, ha dicho Albert Rivera en El Mundo. Ahí basará su estrategia, como en desmarcarse del PSOE ante "esta táctica dilatoria y esta forma un tanto obscena de marear la perdiz entre Sánchez e Iglesias", ha afirmado Ignacio Aguado, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid. Todo, a la espera, también, de nacionalistas e independentistas catalanes, más pendientes, casi en vísperas, de la Diada. Que han intentado calentar hoy con una movilización marítima y que ha quedado en agua de borrajas.