El PSE-EE propone un pacto social de convivencia que «amplíe consensos»

El PSE-EE propone un pacto social de convivencia que «amplíe consensos»

La secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia, ha afirmado que no están dispuestos a «rebajar» el suelo ético firmado en 2012 y ha propuesto el pacto social en la Ponencia de Memoria y Convivencia

Iraitz Vázquez
IRAITZ VÁZQUEZ

La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, ha propuesto la creación de un pacto social de convivencia en la Ponencia de Memoria y Conviviencia que «amplíe consensos», sobre la base de que «ni antes, ni ahora, ni en el futuro vamos a encontrar ninguna razón política que justifique el terrorismo o cualquier otra vulneración de derechos». Indicó que este pacto debe «condenar y desligitimar» la violencia. Además, Mendia ha recalcado que su partido no está dispuesto a «rebajar» el suelo ético acordado en 2012.

La dirigente socialista ha presentado de esta manera, el escrito de aportaciones el documento de síntesis de la Ponencia de Memoria y Convivencia -en el que participan todos los partidos excepto el PP- en el Parlamento Vasco, tras constatar que «ni ha sido posible ampliar una visión crítica compartida sobre la injusticia del daño causado», ya que bajo su punto de vista en la Ponencia los partidos coinciden en el «nunca más», pero no en el «nunca antes», en clara referencia a EH Bildu.

Sobre el pacto de conviviencia que ha presentado, Mendia ha remarcado que apela a todas las instituciones, «se abre» a la totalidad de los partidos y conjunto de la sociedad y «tiene que ser sobre esas bases éticas que tienen que llevar la condena y la desligitimación de que nunca tuvo que suceder algo tan injusto para las víctimas».

Para el PSE-EE, según Mendia, es «insoslayable» la reclamación de que «nadie debió asesinar, secuestrar, extorsionar, amenazar, perseguir, ni torturar, ni por imponer un proyecto político ni por razón de Estado». Y ha vaticinado que llegará el momento en que todos los representantes institucionales sean capaces de decirlo«.

El PSE propone que este pacto se sustente en seis «principios», entre ellos «la verdad de lo ocurrido», de forma que «sea posible asumir que no hubo nunca razón alguna para el terrorismo de ETA, ni para ninguna otra forma de terrorismo, ni para la tortura». «En definitiva, que jamás hubo razón que pueda justificar la vulneración de los derechos humanos de ninguna persona», señala.

También reivindica «el respeto a la pluralidad» en una sociedad que «acepta sin matices la dignidad de todo ser humano, de sus derechos, por encima de cualquier consideración sobre su ideología o sus sentimientos de pertenencia», así como la «memoria, reconocimiento, justicia y reparación de todas las víctimas, las provocadas por ETA, por el GAL y por otros grupos y las víctimas de abusos policiales, sin equiparaciones, ni exclusiones, sin establecer paralelismos ni apelar a ninguna otra consideración que abone la teoría del conflicto político».

Entre los principios planteados por el PSE, se encuentra también «la reinserción de los presos, en los términos orientados por la Constitución y la legalidad penitenciaria, de forma que se propicien las actitudes de la población reclusa de asunción del daño causado y la voluntad de reparación».