El profesor acusado de abusos sexuales a cuatro menores reconocce los hechos e implica a otros

Cuatro de las  víctimas han logrado sentar en el banquillo a Joaquim Benítez que fue su preunto abusador mientras era profesor de Educación física en los Maristas Sants-Les Corts de Barcelona. El padre de uno de los chicos que lo ha denunciado, el primero, tenía esperanza de que el juicio no se celebrara y evitar así que las víctimas tuvieran que volver a revivir su infierno. Para ello se ha ofrecido a Benítez un pacto que suponía la confesión de los cuatro casos de abusos y aceptar una condena de 17 años de prisión. El acusado no ha aceptado el pacto, y el juicio ha arrancado en la Audiencia de Barcleona. Las cuatro víctimas han declarado a puerta cerrada y con un biombo que impedía ver a su presunto agresor y  ser vistos por él. También han declarado dos agentes de Mossos d'Esquadra que han puesto de manifiesto que la dirección de Maristas negó información sobre el acusado cuando se la requieron después de haber sido denunciado como pederasta. El vicario del centro ha negado que encubrieran los abusos, aunque ha reconocido que se ocultó información de Benñitez en el primer caso para proteger a las familias.