Podemos Euskadi teme que la crisis de Gipuzkoa rompa su estabilidad interna

Imanol Gude./
Imanol Gude.

Imanol Gude se perfila como sustituto del sancionado Iturria y se estrenaría ya como portavoz en el pleno foral del próximo martes

ELISA LÓPEZ SAN SEBASTIÁN.

Las aguas bajan de nuevo revueltas en el seno de Podemos Euskadi. La imputación a tres junteros guipuzcoanos por presuntos delitos de coacción contra su compañera de grupo Ione Cisneros y la decisión del partido de despojarles, de manera cautelar, de todos sus cargos, ha supuesto un nuevo revés que deja al partido fracturado y sumido en una profunda crisis. No obstante, el secretario general de la formación morada, Lander Martínez, salió ayer al paso al asegurar que esta polémica no afecta al partido «porque hay gente que trabaja con normalidad en Podemos de Gipuzkoa».

En cualquier caso, tras las sanciones cautelares al portavoz del grupo en las Juntas Generales, Juantxo Iturria, así como a Patricia Gete y Mónica Mora, todo apunta a que el encargado de las labores de portavocía será Imanol Gude, que se estrenaría en el pleno de política general que el Parlamento foral celebrará el próximo martes. Pasaitarra de 27 años y licenciado en Derecho, Gude sería uno de los nombres del nuevo grupo de dirección juntero de Gipuzkoa propuesto por la comisión extraordinaria de la formación morada junto al periodista y asesor Jon Uranga y Cristina Macazaga, secretaria de Acción Institucional del consejo ciudadano vasco, que se harían cargo de la coordinación técnica.

De esta manera, el consejo de coordinación del partido que lidera Lander Martínez hizo frente a la polémica y encauzó el caso «por los canales internos y garantistas con los que el partido de los círculos se ha dotado para salvaguardar el código ético de la formación y sus componentes», tal y como afirmaron desde la dirección.

«Hay gente que trabaja con normalidad en este territorio», asegura Martínez

Martínez explicó ayer en Vitoria, durante un receso del pleno de política general en el Parlamento Vasco, que con dichas medidas se ha aplicado el reglamento interno de Podemos, que exige actuar de esta manera cuando uno de sus cargos es imputado en un proceso judicial aunque sea de manera provisional. Además subrayó que el grupo juntero continuará con su trabajo institucional con las «dificultades» que supone esta situación, pero también insistió en que el partido en Gipuzkoa «se queda igual» porque «un grupo no es el centro del partido, ya que hay mucha gente que trabaja día a día con normalidad» en los círculos de este territorio.

Cicatrices

La crisis abierta en Gipuzkoa ha evidenciado que las cicatrices existentes en el seno del partido no están todavía cerradas. Las discrepancias han vuelto a aflorar después de unos meses de equilibrio y calma tras la llegada de Lander Martínez a la secretaría general de Podemos Euskadi. Y según apuntan fuentes próximas al partido, para algunos miembros de la Ejecutiva morada las sanciones aplicadas a los tres junteros imputados «se han quedado algo cortas». «La crisis -según estas mismas fuentes- tendría que haberse resuelto con la expulsión, también cautelar, del partido de los imputados porque una persona encausada en un procedimiento judicial no debe estar en una organización».

En todo caso, Iturria, Gete y Mora, los tres miembros de la dirección de Podemos Ahal Dugu en las Juntas Generales de Gipuzkoa, cuyo futuro dentro del grupo todavía no ha trascendido y que continúan silencio, se han visto sin querer en el ojo del huracán una vez que el Juzgado de San Sebastián les imputara por presuntos «delitos de coacción» contra su compañera de grupo Cisneros. El juzgado donostiarra también acusa a los tres junteros -que ya han recurrido dicha imputación- de presunta responsabilidad «de delito contra la intimidad y de revelación de secretos».

Más

 

Fotos

Vídeos