El PNV intentó hasta final que los soberanistas catalanes cambiaran su 'no'

El portavoz del PNV, Aitor Esteban
El portavoz del PNV, Aitor Esteban, interviene en la segunda jornada del debate de enmiendas a la totalidad del proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado en el Congreso (PGE). / EP

Ortuzar reconoce que la caída de los Presupuestos «aboca a un final abrupto de la legislatura»

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

El PNV ha tratado de desplegar toda su capacidad de influencia en los últimos días para cambiar el paso de los soberanistas catalanes y conseguir que la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado siguiera su curso, pero finalmente sus apelaciones no han tenido éxito. El Congreso ha tumbado este miércoles el proyecto de Cuentas de Pedro Sánchez y el líder del EBB, Andoni Ortuzar, ha reconocido que este fracaso «aboca a un final abrupto de la legislatura», que era precisamente lo que el PNV quería evitar.

Más allá de los movimientos que los dirigentes jeltzales hayan podido hacer en privado para convencer al PdeCAT y ERC de que permitieran que los Presupuestos siguieran tramitándose, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha hecho este miércoles un último llamamiento público al soberanismo desde la tribuna de oradores del Congreso. Esteban ha realizado un alegato a favor del «diálogo» y de que la legislatura de Pedro Sánchez pueda continuar, y ha advertido al soberanismo que la estrategia del «cuanto peor, mejor» nunca resulta beneficiosa en el medio y largo plazo, y menos para «la parte más pequeña o débil».

En su intervención para defender la postura de su grupo ante las enmiendas a la totalidad presentadas por la oposición al Gobierno, Esteban ha señalado que «alguno piensa, seguramente más de uno, que cuanto peor, mejor. Pero eso nunca es así, y menos para la parte más pequeña y débil». Por tanto, «desde el respeto» y la «compresión» de que los partidos soberanistas atraviesan un momento emocional complicado por el inicio del juicio del procés, el portavoz jeltzale les ha indicado que «hay que hacer política. No veo cuál es la ventaja para Cataluña de rechazar estos Presupuestos».

Esteban ha añadido que «para Euskadi, para Cataluña y para la democracia, lo más adecuado sería votar en contra de las enmiendas a la totalidad, proseguir la tramitación de los Presupuestos e intentar propiciar su aprobación para que se agote la legislatura». Ha añadido que el PNV veía estas Cuentas como «un símbolo, una disyuntiva entre los que entendemos que el diálogo es la mejor forma de arreglar los conflictos y quienes entienden que todo se puede hacer a golpe de imposición».

Esteban se ha dirigido a los partidos soberanistas catalanes «sin pretender dar lecciones a nadie», pero ha deslizado alguna crítica a la forma en la que se ha abortado el diálogo entre el Gobierno de Sánchez y la Generalitat en la última semana. «He de decirles que en unas negociaciones siempre hay que intentar reconocer cuáles son los límites del interlocutor y de la coyuntura del momento, y saber gestionar los tiempos. No se puede estar pensando continuamente en el qué dirán».

A juicio del portavoz jeltzale, «enrocarse en las palabras o los gestos puede ser lo más cómodo, pero muchas veces no es la manera de ser fiel a lo que se quiere defender». En ese sentido, Esteban ha compartido la reivindicación de que «los catalanes deberían poder votar en un referéndum porque es lo que quieren mayoritariamente», y también ha considerado que «los dirigentes catalanes deberían estar en libertad y sin cargos», pero ha indicado que «en política hace falta algo más que tener la razón para que las cosas sucedan. No basta con desearlo». Ha señalado que «hay que tomar decisiones elevando la mirada y con perspectiva a medio y largo plazo, más allá de los desahogos personales o colectivos». Esteban ha advertido también que «los movimientos que se adoptan un día pueden determinar la dirección que pueden tomar los acontecimientos futuros que nos acercarán o nos alejarán de nuestras aspiraciones».

Derecha «Casado-Riverista»

Además de su apelación a los partidos soberanistas para que permitan la tramitación de las Cuentas e impidan un adelanto electoral inminente, Esteban también se ha mostrado muy crítico con «la derecha Casado-Riverista» y su llamada a la «imposición» con un 155 permanente en Cataluña. El portavoz del PNV ha emplazado a PP y Ciudadanos a que presenten una moción de censura si creen que el Gobierno de Sánchez «representa tanto peligro para la unidad de su patria», aunque ha ironizado con que ni Casado ni Rivera estarían dispuestos a apoyar a su adversario político de la derecha. Ha apuntado también que podrían proponer «a Santiago Abascal» como presidente, en otro mensaje cargado de ironía.

En su turno de réplica, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha ensalzado la posición dialogante del PNV y ha comentado que «su grupo representa lo mejor de este Parlamento porque siempre está en su ánimo intentar reflexionar y llegar a acuerdos sobre las más diversas materias», por lo que ha agradecido a Esteban su disposición al diálogo. También se ha comprometido a que el Gobierno mantendrá la relación bilateral abierta con Euskadi a pesar de que los Presupuestos no salgan adelante.

Además

 

Fotos

Vídeos