El PNV aprieta al presidente y exigirá «nuevas demandas» a cambio de sus cinco votos

Aitor Esteban, en una imagen de archivo. / AFP

Los jeltzales estudiarán a fondo el proyecto de PSOE y Podemos pero advierten de que no se conformarán con lo acordado hasta ahora

AINHOA MUÑOZ SAN SEBASTIÁN.

El PNV no está por la labor de ceder a Pedro Sánchez sus cinco escaños para que logre sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado sin exigir antes nuevas inversiones o gestos políticos para Euskadi. El acuerdo suscrito ayer entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha puesto a correr las manecillas del reloj para poder aprobar las Cuentas, pero el partido de Andoni Ortuzar, clave para que el Gobierno central dé luz verde al proyecto presupuestario, encarecerá los votos jeltzales hasta el punto de exigir que los Presupuestos contemplen «nuevas demandas» para el País Vasco.

Según fuentes del Euzkadi Buru Batzar, el PNV está dispuesto a sentarse en la mesa de negociación una vez reciban el documento que ayer acordaron el presidente del Ejecutivo y el líder de Unidos Podemos. Un preacuerdo presupuestario que el EBB rehusó valorar ayer pero que estudiarán a fondo para poder testar hasta qué punto sus nuevas exigencias -no quisieron desvelar aún a qué demandas se refieren hasta hacérselas saber primero al presidente del Gobierno- tienen cabida en el nuevo Presupuesto. No obstante, desde la formación jeltzale apuntan a que sus propuestas siempre serán «razonables» y estarán enmarcadas en la «coherencia» y la «sensatez» política.

El PNV, en todo caso, es consciente de que el pacto PSOE-Podemos no es suficiente y que ambas formaciones necesitan al menos de veinte votos más a favor, los que representan PNV, EH Bildu, ERC, PDeCAT y Coalición Canaria. Por ello, apretarán a Sánchez para que acceda a las pretensiones jeltzales e incorpore las «nuevas necesidades» de la sociedad vasca, además de la consabida 'agenda vasca' y los compromisos adquiridos con el Gobierno de Mariano Rajoy. Unos acuerdos que pese a no ser suyos, Sánchez asumió cuando llegó a la Moncloa y que los peneuvistas entienden que no ha cumplido. En todo caso, resumen desde el PNV, están a la espera de que el jefe del Ejecutivo central les informe al detalle del acuerdo suscrito con el partido morado. «Aún no nos han llamado», zanjan.

EH Bildu valora «los avances sociales» pero condiciona su apoyo a un cambio en Cataluña

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, también hizo ayer referencia a las proposiciones «razonables» y «factibles» que la formación jeltzale trasladará al Gobierno español. Un planteamiento presupuestario que esperan que el Ejecutivo asuma para tener vía libre y poder contribuir a sacar adelante las Cuentas, siempre y cuando acepten las reclamaciones del PNV a la hora de sentarse a negociar. «Ayer (por el miércoles) me encontré con la ministra de Hacienda (María Jesús Montero) en unas escalera en el Congreso y dijo: 'tengo que llamarte urgentemente', pero no tengo más noticias», aseguró Esteban.

En una entrevista radiofónica, el dirigente peneuvista se mostró comprensivo con que el Ejecutivo central haya acordado el Presupuesto primero con Unidos Podemos. Sin embargo, recordó a Sánchez que, ante la aritmética parlamentaria y su falta de mayorías, necesitará el aval de otras cinco fuerzas políticas, de las que Esteban espera -de unos y de otros- que no acaben «pisándose los callos».

«Encaje de bolillos»

A pesar de mostrarse dispuestos a avalar las Cuentas, el PNV también es consciente de las piedras en el camino con las que se podrá topar Sánchez, sobre todo con las fuerzas soberanistas catalanas. Por eso Esteban aseguró que el acuerdo es un «encaje de bolillos complicado».

La voluntad del PNV para alcanzar un acuerdo y entenderse con el Gobierno central, en cualquier caso, es clave, teniendo en cuenta además que los jeltzales siempre se han mostrado contrarios a que Sánchez convoque un adelanto electoral, más allá de si es o no capaz de lograr un pacto en torno a los Presupuestos.

EH Bildu, por su parte, valoró el acuerdo presupuestario de manera positiva, en tanto en cuanto -apuntó la diputada abertzale Marian Beitialarrangoitia- el pacto incorpora «avances sociales» y «pone freno a los recortes». Sin embargo, supeditó el respaldo de los dos diputados abertzales a que Pedro Sánchez «vaya más allá de los gestos y las palabras» con Cataluña.

Más noticias

 

Fotos

Vídeos