El PNV pide que los 'ongi etorris' a expresos se hagan en sus casas para no «vilipendiar» a las víctimas

Gorka Urtaran, alcalde de Vitoria. /EFE
Gorka Urtaran, alcalde de Vitoria. / EFE

Covite replica a Otegi que la única manera de evitar el sufrimiento de los damnificados por ETA es realizar los homenajes en privado

Ainhoa Muñoz
AINHOA MUÑOZ

El revuelo por los 'ongi etorris' que se realizaron el último fin de semana de julio a dos expresos de ETA en Hernani y Oñati siguió ayer avivando la polémica y aumentando la presión sobre EH Bildu. El último en pronunciarse ayer fue Gorka Urtaran. A pesar de que el alcalde de Vitoria (PNV) reconoció «inevitable» el «derecho al abrazo» a los presos de la organización terrorista que salen de la cárcel -tal y como reclamó el coordinador general de la coalición soberanista, Arnaldo Otegi-, el dirigente jeltzale instó a hacer los recibimientos «en sitios privados» porque, a su juicio, con los homenajes públicos como los realizados en sendas localidades guipuzcoanas «se vuelve a vilipendiar a las víctimas».

«Yo entiendo que todos tenemos seres queridos que nos van a perdonar cualquier atrocidad que hayamos hecho, que nos van a querer siempre, eso es inevitable. Pero no puede ser que este tipo de recibimientos se hagan de forma pública», justificó Urtaran.

En su opinión, los homenajes que se realizaron a José Javier Zabaleta, 'Baldo', y a Xabier Ugarte Villar, uno de los secuestradores de José Antonio Ortega Lara, connotan dos hechos «graves». Por un lado, se «vuelve a vilipendiar a las víctimas y a sus familias». Y, por otro, «no muestras ni un ápice de arrepentimiento, te sientes orgulloso de los que has hecho y te reciben de forma pública como si fueras un héroe». Por ello, el alcalde de la capital alavesa instó a la izquierda abertzale a «una profunda reflexión si quieren dejar atrás el pasado y buscar la normalización» e insistió en que los 'ongi etorris' se hagan en casas privadas.

En la misma línea se pronunció ayer el colectivo de víctimas del terrorismo Covite, que replicó a Otegi después de que el lunes llamase a encontrar «entre todos» una fórmula para que los recibimientos se realicen «sin humillar a nadie». A juicio de Covite, la única manera de evitar el sufrimiento de las víctimas de ETA y no humillarlas es que los 'ongi etorris' se hagan en espacios privados. Además, aseguró que le gustaría que los reclusos que salen de prisión lo hagan «arrepentidos».

Críticas de PP y Cs

También desde el PP y Ciudadanos llegaron nuevamente ayer las críticas por lo acontecido. Con un tono duro, la presidenta del PP de Bizkaia, Raquel González, censuró que el Gobierno Vasco «no impida» la celebración de los homenajes a los «asesinos de ETA» y consideró que el Ejecutivo de Iñigo Urkullu «iría a los 250 homenajes» pero que no lo hace porque «le sacarían la foto». Desde la formación naranja, los diputados Joan Mesquida y Miguel Ángel Gutiérrez instaron al Gobierno de Pedro Sánchez a denunciar a Otegi por «enaltecimiento del terrorismo» al anunciar «los 250 homenajes» a presos de ETA.