Los peritos declaran que encontraron sangre de Gabriel en la ropa interior del niño, el coche de Ana Julia y en la vivienda

En su vehículo los peritos hallaron  la sangre de Gabriel, no solo en el maletero;  en el faro,  y en un asiento.  En la ropa interior del pequeño que Ana julia arrojó a un contendor, en la tumba que escavó a de apenas diez centímetros de honda, en el jardín y en el interior de la casa. En la cabeza del hacha ADN de Gabriel. Para la acusación particular refuerza la idea de que no sólo asfixio al niño y que fue a matarle con enseñamiento. Estuvo más de 3 horas en la finca. Tuvo tiempo de limpiar la casa después de enterrarlo y pintar para fabricar una coartada. Aunque como ha dicho la defensa, no ha quedado demostrado que limpiara porque el análisis de los restos encontrados en la fregona y en el cubo, donde los perros marcaron, dieron negativo.