«Se está pergeñando un Estatuto que convierte en Ley los objetivos de ETA»

Fernando savater. /PEDRO MARTÍNEZ
Fernando savater. / PEDRO MARTÍNEZ

Fernando Savater, en la recogida del premio Covite, afirma que la organización terrorista «va a estar ahí, reciclándose»

FERNANDO SEGURA

«Hijo mío, no desperdicies tu vida en odiar y en tener miedo». Fernando Savater explicó este sábado que esta frase, con la que cerró su libro 'Ética para Amador', puede servir como resumen de la actitud que ha mantenido durante décadas frente a ETA, de la que fue objetivo prioritario. El filósofo donostiarra pronunció estas palabras tras recibir el XVII Premio Internacional Covite, un acto que tuvo lugar en el Palacio de Miramar, cuyo salón principal se llenó de amigos deseosos de homenajearle. Y es que el acto tuvo algo de familiar porque, como dijo con sorna Savater, miembro él mismo de Covite, «es como darse un autopremio».

El escritor donostiarra evitó pronunciar un discurso protocolario y, fiel a sí mismo, entró en harina para cargar contra el fanatismo y subrayar la necesidad de deslegitimar a ETA. «En este momento -señaló sobre la ponencia de autogobierno- se está pergeñando un Estatuto que convierte en ley los objetivos de ETA. Nunca se les deslegitimará si se lleva a cabo una transformación política e institucional, que es precisamente lo que querían. Si lo logran -advirtió el filósofo- quedará claro que les mereció la pena, porque por fin podrán decir que 'nos hemos quedado con las nueces, después de zumbarle al árbol'».

En consecuencia, Savater añadió que la tarea de Covite continúa. «Algunos ya estamos amortizados, pero los más jóvenes tienen que seguir luchando. ETA va a estar ahí, reciclándose y manteniendo los mismos fines, por eso debemos continuar».

Savater denunció que el nacionalismo ha logrado un rédito político de la actividad de ETA. «La violencia no ha terminado si se continúa rentabilizando lo que se consiguió con el terrorismo, por ejemplo, desplazar a los adversarios para que se fueran y ocupar su puesto, o una sobrerrepresentación política del nacionalismo. Esta se ha logrado gracias a la violencia, porque ha convertido al nacionalismo en obligatorio».

El filósofo añadió que, si bien es importante elaborar un relato que cuente fielmente cómo sucedieron los hechos, lo es más desenmascarar que «ese relato que exalta a ETA sirve hoy de legitimación política para que gente como Otegi y compañía estén en candelero. Están ahí como muestra de agradecimiento del trabajo que realizaron en ETA o como cómplices, y buscan apoyarse en los nostálgicos de la banda». En este sentido, señaló que mientras el franquismo terminó con Franco, «el mundo de ETA sigue presente tras la derrota de la banda».

En esta pugna por el relato, Savater subrayó que no es suficiente con que en las escuelas se enseñe que «no hay que matar», en referencia al plan 'Herenegun!', impulsado por el Gobierno Vasco. «Lo que hay que enseñar es por qué mataban y no sé si eso está contemplado», concluyó Savater.

El filósofo donostiarra no pudo evitar emocionarse en varios tramos de su discurso en los que recordó a Sara, su mujer, fallecida en 2015. También lo hizo cuando rememoró que en 1980, cuando pronunció una conferencia en París sobre la situación del País Vasco, al finalizar la misma se le acercó la hija de Albert Camus y le dijo: «Mi padre hubiera estado con vosotros».

«Objetivo prioritario»

Consuelo Ordóñez agradeció a Savater su compromiso «hasta las últimas consecuencias, pese a que ello supuso que su vida estuviera en peligro. ETA lo consideró un objetivo prioritario porque sabían que no encontrarían a un enemigo tan bravo a quien plantar batalla». Ordóñez añadió que Savater «ha sido un referente y el faro que ha guiado la existencia de Covite». La presidenta del colectivo añadió que ahora vienen tiempos marcados por el «enorme reto de escribir la historia de lo que ha ocurrido, lidiando con la propaganda nacionalista que sigue expandiendo el sector condescendiente con ETA».

Al homenaje, en el que estuvo presente la viuda de Gregorio Ordóñez, Ana Iríbar, se sumaron el delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza; la secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández; la exlíder de UPyD, Rosa Díez; o el diputado de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez. Se proyectó un vídeo en el que personalidades relevantes destacaron la valentía de Savater. Dieron su testimonio, entre otros, Mario Vargas Llosa, Albert Boadella, Andrés Trapiello, Félix de Azúa o José Antonio Marina. Quizá sirvan las palabras de este último como compendio de todas las intervenciones. Marina se preguntó: «¿Qué es ser valiente?». Y respondió el propio Marina, en referencia a Savater: «Mantenerse firme cuando los demás huyen». Boadella dijo lo mismo, pero a su manera: «Olé tus...».

.

 

Fotos

Vídeos