Pedro Sánchez (Secretario general del PSOE): «Nunca apoyaremos en el Congreso una reforma del Estatuto con derecho a decidir»

Pedro Sánchez sonríe en un momento de la entrevista./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Pedro Sánchez sonríe en un momento de la entrevista. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

«El PNV tiene una enorme responsabilidad a la hora de elegir el camino del siglo XXI o el del siglo XIX, que sería aislar a Euskadi»

MIGUEL VILLAMERIELBILBAO.

Pedro Sánchez (Madrid, 1972) trata de recuperar protagonismo después de varios meses en los que la crisis catalana ha eclipsado casi todos los debates en la política española. El secretario general del PSOE ha participado esta semana en una asamblea abierta con militantes del PSE-EE en el Euskalduna de Bilbao, donde se ha centrado en la agenda social, pero también ha acotado el terreno sobre el debate de la reforma estatutaria en Euskadi para reclamar un acuerdo inclusivo que evite el «aislamiento».

-El procés catalán le ha relegado a un segundo plano en los últimos meses. ¿Se ha llegado a arrepentir de haber renunciado a su acta de diputado por su ausencia en el día a día del Congreso?

-España ha vivido una crisis de Estado como nunca en sus 40 años de democracia. Toda la energía y la inteligencia política del país se ha tenido que volcar en una crisis territorial que exigía de enormes dosis de prudencia y, sobre todo, de responsabilidad. Ya lideré la oposición desde el Congreso en mi primera etapa como secretario general, así que eso tampoco me preocupa mucho. El PSOE no está en el regate corto, estamos en proyectos de fondo que den respuesta a desafíos como impulsar un modelo productivo alternativo al del PP, la lucha contra la desigualdad o la regeneración democrática. El tiempo me ha dado la razón en aquella negativa a investir a Mariano Rajoy, porque ya advertí entonces que no era una cuestión de desbloquear la investidura, sino de que Rajoy no garantizaba la estabilidad ni la acción de un Gobierno. Y lo estamos viendo ahora, con un Gobierno paralizado y una legislatura agotada en términos políticos.

«Euskadi es una nación del Estado plurinacional, pero eso no equivale a fragmentar la soberanía»

-Dice que la legislatura está agotada, pero ¿al PSOE le interesa un adelanto electoral en este momento?

-Tiene poco que ver con lo que a nosotros nos interese. El poder de convocar las elecciones es del presidente del Gobierno, y lo que le digo a Rajoy es que, si no aprueba los Presupuestos, ¿qué va a gobernar? Nada.

-¿La crisis catalana ha cambiado el tablero político español, como apuntan muchas encuestas con el crecimiento de Ciudadanos, o lo ve como una tendencia coyuntural?

-Estamos a casi dos años de las elecciones generales, así que creo que más importante que una encuesta son las tendencias de fondo. Y éstas apuntan a que solo habrá una izquierda que pueda frenar a esta corriente neoconservadora y neorrecentralizadora que forman el PP y Ciudadanos. Esa izquierda la representa el PSOE. Un partido progresista, europeísta, que defiende el Estado autonómico ante la regresión de las dos derechas. Somos el rompeolas ante esa corriente neoconservadora.

-¿A Podemos ya no le ve como un rival en la izquierda?

-No.

-¿Considera que últimamente ha perdido pujanza?

-A Podemos nunca lo he visto como un rival, pero creo que Pablo Iglesias ha fallado en su proyecto para España, porque no tiene un proyecto de país y la crisis catalana lo ha mostrado. La posición de Podemos ha sido de alineamiento con las tesis independentistas de Esquerra y de Puigdemont. En ese sentido, resulta poco creíble que ahora quieran esconderse detrás de las cuestiones sociales. Nosotros sí resultamos creíbles porque tenemos un proyecto para España y representamos a la España de izquierdas, que defiende un país que se enorgullece de su diversidad y de unas libertades que están siendo cuestionadas por PP y C's.

-¿Ve posible que el Gobierno de Rajoy aguante los dos años que quedan de legislatura si no es capaz de aprobar los Presupuestos de 2018?

-Rajoy debe ser consciente de que España no merece quedar varada.

-¿El PSOE en ningún caso aprobará los Presupuestos de Rajoy?

-No. El Partido Socialista tiene un modelo político, económico y social muy distinto al del PP.

-El PNV ha anunciado que no negociará las Cuentas hasta que se levante el artículo 155 en Cataluña. ¿Ve posible que eso pueda suceder en cuestión de semanas?

-Espero que en breve haya una solución a la crisis de gobierno en Cataluña. El bloque independentista debe extraer conclusiones de lo ocurrido e iniciar una legislatura constitucional con un presidente viable. Algo que, por supuesto, no cumple Carles Puigdemont.

-¿La posible candidatura de Jordi Sánchez cumpliría esas condiciones si sigue en prisión provisional?

-Sería una situación diferente, pero semejante a la de Puigdemont.

-Entonces, ¿qué salida considera apropiada?

-No voy a poner nombre al posible candidato, pero creo que el independentismo tiene que ser consciente de que el 21 de diciembre obtuvo una mayoría parlamentaria, pero no una mayoría social de votos. Tienen que gobernar para todos los catalanes.

-Usted ha dicho que volvería a apoyar la aplicación del 155. ¿Le preocupa haber pecado de cierto seguidismo del Gobierno de Rajoy?

-El PSOE ha estado donde debía estar. Somos el único partido de ámbito nacional que queda desde la aprobación de la Constitución y hemos hecho un ejercicio de coherencia con nuestra historia y nuestros valores, que es defender la Constitución de todos, nuestro marco de convivencia. Para nosotros un ataque a la Constitución es un ataque prepolítico que nada tiene que ver con la ideología, porque no hacer nada sería permitir que se rompan las costuras de esa convivencia. Ante una amenaza secesionista como ésta, hemos apoyado al Estado, pero no a Rajoy. A partir de ahí, nosotros decimos que no se tiene que aplicar solo el artículo 155 de la Constitución sino todos, también los sociales.

«El tiempo me ha dado la razón en la decisión de no investir a Rajoy. Está paralizado y agotado»

-En lo que sí han puesto pie en pared es en la posibilidad de que el Gobierno central modifique la política lingüística catalana...

-Una de las consecuencias de la competición entre el PP y Ciudadanos es un cuestionamiento de logros autonómicos como el reconocimiento que la Constitución da al catalán, el euskera y el gallego. Al presidente del Gobierno hay que pedirle sentido común, porque nada tiene que ver el adoctrinamiento con el uso de la lengua catalana. Esa competición que se ha abierto en el espacio conservador provoca serios riesgos de involución recentralizadora, y el PSOE es el único partido que puede vencer esos riesgos de involución en la España autonómica. Desde luego, no lo es Podemos ni otros partidos con presencia importante en un territorio, como puede ser el PNV en Euskadi. En el conjunto de España, el PSOE es el único que les puede hacer frente.

-La apuesta que hizo por la plurinacionalidad del Estado antes de ser reelegido como secretario general, ¿se ha visto superada por lo ocurrido después en Cataluña?

-La Constitución ya reconoce el carácter plurinacional de nuestro país, y nosotros planteamos perfeccionarlo. Considero que España es una nación de naciones, y veo a Euskadi, lógicamente, como una de esas naciones. Pero eso no significa ni la fragmentación de la soberanía ni el cuestionamiento de la integridad territorial del país, sino el reforzamiento de la pluralidad. Esa idea sería la solución para muchas de las crisis territoriales que estamos viviendo. Sostengo esta posición por convicción, nada tiene que ver con la oportunidad. Lo que pasa es que, por desgracia, el nacionalismo catalán ha mutado en independentismo y plantea identificar la nación con un espacio de soberanía diferenciada a la del conjunto de la sociedad española. Esa no es nuestra posición.

-¿Le preocupa que el debate sobre la reforma del Estatuto que se está produciendo en Euskadi pueda derivar hacia ese terreno?

-El PNV tiene una enorme responsabilidad ante el debate de renovación del Estatuto de Gernika. Es evidente que hay que actualizarlo, pero aquí hay dos opciones: o se aprovecha como una gran oportunidad para abordar los desafíos de la sociedad vasca en el siglo XXI o se coge el camino del siglo XIX, que sería aislar a Euskadi. ¿El Partido Socialista dónde va a estar? En la primera opción, en hacer que Euskadi camine unida en una España que avanza. Esa es nuestra posición, cuál es la del PNV deberán decirla ellos.

-¿Ha hablado últimamente con el lehendakari, Iñigo Urkullu, o con el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, para intuir por dónde podría ir esa respuesta del PNV?

-Espero que sean valientes en la forma de abordar este reto. Todos debemos ser conscientes de que el ser de Euskadi, la mejor forma de materializarse a lo largo de toda su historia, ha sido a través de esta España constitucional del 78 integrada en la Unión Europea. Con los parámetros macroeconómicos y de bienestar social que disfruta Euskadi, no tendría ningún sentido torcer ese renglón.

-¿El hecho de que el PSE cogobierne con el PNV en las principales instituciones vascas puede ayudar a que el debate se modere?

-Me sumo a lo que ha dicho muchas veces la secretaria general del PSE, Idoia Mendia: las mejores etapas de desarrollo, progreso y convivencia en Euskadi siempre han venido del entendimiento entre el PNV y el PSE. Nosotros estamos ahí, pero tienen que ser otros los que respondan sobre sus tácticas.

-¿Ve a Idoia Mendia tranquila?

-La veo fuerte, confiada y con una posición sólida sobre nuestro proyecto político en Euskadi y en el marco del proyecto común que es España.

-¿Ve difícil que un nuevo estatus vasco pueda incluir el derecho a decidir, como reivindica el PNV?

-El derecho a decidir es evidente que es el derecho a la autodeterminación, como ha quedado claro en Cataluña. Es un eufemismo para referirse a la autodeterminación y la independencia de un determinado territorio de nuestro país. ¿Quién defiende la independencia de un territorio? Pues los independentistas y también aquellos a los cuales les da igual que un territorio se pueda independizar o no. Y, honestamente, no sé qué me parece peor en términos políticos. Nosotros no defendemos el derecho a la autodeterminación porque consideramos que no se puede mutilar la identidad de los vascos ni la del resto de los españoles. Si algo hemos aprendido en estos 40 años es que estas identidades son complementarias, no son antagónicas. Compartimos un mismo proyecto.

-¿Una reforma estatutaria que contemplase el derecho a decidir sería aprobada por las Cortes Generales?

-No. Más claro no puedo ser.

-¿El PSOE votaría en contra?

-No hay duda sobre esta cuestión, nosotros nunca vamos a defender el derecho a decidir o el derecho de autodeterminación de un determinado territorio de España. Nunca.

Más