El Parlamento de Navarra exige, con la abstención de EH Bildu, la disolución de ETA

DV Y AGENCIAS PAMPLONA.

Todos los grupos del Parlamento de Navarra, excepto EH Bildu que se abstuvo, exigieron ayer a ETA su disolución. Esa demanda se recoge en un primer punto de una moción de UPN, a la que también se sumaron los otros tres grupos del cuatripartito del cambio en la comunidad foral, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra, desmarcándose así de la coalición aber-tzale. La moción incluyó un segundo apartado, aprobado en este caso con la abstención de EH Bildu y Podemos, que exige a todos los militantes y exmilitantes de ETA que, antes y después de dicha disolución, colaboren con la justicia española y francesa para aclarar exhaustivamente todas y cada una de sus actividades delictivas, y la identidad y responsabilidades de sus inductores, promotores económicos, cómplices y colaboradores intelectuales. En la defensa del texto, Iñaki Iriarte (UPN) sostuvo que la convivencia no puede restaurarse sobre la base del olvido, las consecuencias de la «lucha armada» no pueden ser olvidadas.

En una coyuntura marcada por el debate interno de ETA sobre su futura desaparición, que podría culminar en los próximos meses, la moción asegura que esa disolución sería una gran noticia, tras lo que exigió a la organización terrorista que «no demore ese momento, que lo haga cuanto antes». Al mismo tiempo solicitó que eso no suponga resignarse a la ignorancia del conocimiento de todo lo que ocurrió. En esa línea, señaló que quedan unos 350 asesinatos sin resolver, entre otros casos.

El partido de la presidenta Uxue Barkos, Geroa Bai, presentó una enmienda, que fue retirada al no ser aceptada para no generar división, que exigía a «todos los victimarios de todos los tipos de violencia injusta e ilegítima que colaboren con la justicia para aclarar exhaustivamente todas y cada unas de las actividades delictivas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos