Paraguas amarillos en Donostia contra el juicio del procés

La cabeza de la manifestación a su paso por el puente María Cristina de Donostia./Pedro Martínez
La cabeza de la manifestación a su paso por el puente María Cristina de Donostia. / Pedro Martínez

Varios miles de personas han participado en la marcha convocada por Gure Esku Dago

Axel Guerra
AXEL GUERRASan Sebastián

Varios miles de personas han participado este domingo en la manifestación que la plataforma por el derecho a decidir Gure Esku Dago ha celebrado en San Sebastián en defensa de «la democracia y la libertad», ante el juicio en el Tribunal Supremo a los líderes independentistas catalanes.

Antes de iniciar el recorrido, el portavoz de Gure Esku Dago, Anjel Oiarbide, ha señalado que en el procés «no se juzga únicamente» a los doce procesados catalanes soberanistas, «ni tampoco a los 2,4 millones de personas» que participaron en el referendúm del 1 de octubre, sino que se trata de un juicio «a las aspiraciones legítimas, democráticas y políticas del pueblo catalán y del pueblo vasco». En su opinión, se está juzgando «el derecho a voto, a decidir y de autodeterminación. La democracia no se puede juzgar en democracia».

Oiarbide ha explicado que el objetivo de la convocatoria «no era solo apoyar al pueblo catalán, sino para empezar a trabajar conjuntamente y denunciar ante el mundo el autoritarismo del Gobierno español».

La marcha ha partido de la plaza Cataluña poco después de las doce y cuarto del mediodía y ha contado con la participación de una amplia representación de EH Bildu (Maialen Iriarte y Marian Beitialarrangoitia,entre otros), EA (Peio Urizar) y el PNV (María Eugenia Arrizabalaga y Joseba Agirretxea). También han acudido representantes de sindicatos como ELA y LAB.

La manifestación la encabezaba una pancarta con el lema 'Konponbidea, Demokrazia, Llibertat. Elkartasuna aterpe' y ha recorrido las calles de la capital guipuzcoana hasta el Boulevard en un ambiente distendido, en el que los participantes han portado paraguas amarillos y han proferido tímidos gritos en favor de la libertad de los políticos catalanes que están siendo juzgados desde el martes.

Un acto político en el que ha intervenido Montse Puigdemont, hermana del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, ha puesto el punto y final a la jornada. En su intervención, Puigdemont ha denunciado que se haya querido «silenciar la disidencia», ha tildado de «político» el juicio del procés y ha dicho que en esta causa «no solo se juzga a unos representantes del pueblo catalán sino a toda la democracia».