El Gobierno Vasco acusa a Otegi de «demagogia» y le reprocha la «ostentación pública» de los recibimientos a expresos de ETA

Arnaldo Otegi durante un acto de EH Bildu. /Archivo
Arnaldo Otegi durante un acto de EH Bildu. / Archivo

El líder de EH Bildu advierte de que «hay 250 presos y habrá 250 ongi etorris», al tiempo que reclama «soluciones constructivas» en materia penitenciaria para los reclusos de ETA y afirma que «no se puede prohibir a quién podemos abrazar»

Axel Guerra
AXEL GUERRASan Sebastián

El departamento de Lehendakaritza del Gobierno Vasco ha respondido este viernes al coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi, que ha dicho que la izquierda abertzale no acepta que le digan si puede o no hacer recibimientos a expresos de ETA, que el problema es «la ostentación pública y política» de esos actos.

Arnaldo Otegi, en una entrevista radiofónica, ha avisado este viernes de que la izquierda abertzale no acepta que le digan si puede o no hacer recibimientos si no se da «una solución constructiva» en materia penitenciaria, y ha asegurado que «hay 250 presos y habrá 250 recibimientos».

En réplica, Lehendakaritza ha señalado en una nota que «por sensibilidad y respeto al dolor de las víctimas debería dejarse de hacer ostentación pública y política de los 'recibimientos' a los expresos». A su juicio, interpretar las críticas a esos actos «como una prohibición del 'derecho al abrazo' es un ejercicio de demagogia de alta intensidad».

Según ha indicado, «ni siquiera se trata del derecho a la libertad de expresión, ni de las capacidades o no legales coercitivas ni de quién es la competencia. No se trata de nada de eso cuando hay jurisprudencia contrastable». «¡Ahora resulta -ha añadido- que hablamos del 'derecho al abrazo' y la contraposición de 'sentimientos'!».

El problema, según ha indicado, «no es a quién quiere abrazar cada cual», sino «la ostentación pública y política que se hace del 'recibimiento u homenaje' a los expresos y, muy especialmente, su significación para una memoria crítica del pasado, del dolor provocado por el daño injusto causado y para una pedagogía social de respeto a los derechos humanos como base para la convivencia en nuestra sociedad". Según Lehendakaritza, "si este argumento no es suficiente, debería serlo el daño que se provoca a las víctimas".

El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha propuesto gestionar «de otra manera» los 'ongi etorris' a los reclusos de ETA que salen de prisión, al tiempo que ha advertido de que «hay 250 presos y habrá 250 recibimientos» si no hay un cambio en la política penitenciaria y se da «una solución constructiva». En este sentido, el líder de la coalición soberanista ha afirmado que no se puede prohibir «a quién podemos abrazar y recibir» y ha recordado que la Audiencia Nacional ha archivado 60 denuncias por recibimientos a presos porque el tribunal considera que «no existe delito punible» en ellos.

En opinión de Otegi, quienes alimentan el debate acerca de los 'ongi etorris', «son aquellos que tratan de obstaculizar el proceso de convivencia» y ante esta postura, en una entrevista en Radio Euskadi, ha propuesto abordar la situación «de manera constructiva» dentro de «un planteamiento integral del tema de la convivencia» para que haya «un programa», de forma que «su salida no se convierta en algo hiriente para las víctimas».

El dirigente abertzale ha defendido que estos actos «no se organizan para humillar a nadie, sino para recibir a una persona que viene a su pueblo después de 30 años», y ha asegurado que «el problema es que hay cientos y miles de personas que los reciben». Otegi ha puesto como ejemplo el recibimiento que él mismo recibió en Elgoibar. «Cuando llegué la plaza de mi pueblo estaba llena y había miles de personas, pero no todos estaban de acuerdo con mi trayectoria política. Se acercaron gente del PSOE, del PP y del PNV y me dijeron que, independientemente de que no comulgaran con mis ideas, se alegraban de que estuviera en la calle», ha asegurado.

Covite acusa a Otegi de «chantaje»

Covite ha denunciado que el coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi, «chantajee» con la continuidad de los homenajes públicos a expresos de ETA, si no hay un cambio de política penitenciaria. Además, le ha recordado que en los pueblos de Euskadi solo se recibe «con tanta efusividad» a los reclusos que «no han renegado de su pasado criminal».

A través de las redes sociales, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco ha considerado que, con estas palabras, el líder de EH Bildu «chantajea y condiciona la continuidad de los homenajes públicos a terroristas a un cambio en la política penitenciaria». «En su más puro estilo», ha añadido.

Además, ha ironizado sobre «la casualidad» que supone que sólo se realicen recibimientos, «con tanta efusividad, a los etarras que no han renegado de su pasado criminal». En esta línea, ha recordado que «a los que se han acogido a vías de reinserción no les organizan 'ongi etorris'».«Les rendís honores a quienes están orgullosos de sus crímenes», ha dicho Covite a Arnaldo Otegi.

También ha aludido a las acusaciones de Otegi a algunos medios de comunicación, a Vox o Santiago Abascal, por «ir con cámaras ocultas a filmar» los recibimientos porque, según ha apuntado, si no, «nadie se enteraría», pero acuden «para instrumentalizarlo y que se convierta en debate político».

«Las víctimas de ETA que viven en el País Vasco y que ven los homenajes con sus propios ojos porque los hacéis públicos, ¿también los instrumentalizan?», le ha preguntado Covite, para recordar que «las víctimas del etarra Javier Balerdi vieron el homenaje porque lo organizastéis debajo de su casa, por poner un ejemplo».

También ha lamentado que pida «la amnistía para los presos etarras» y ha explicado que «la única manera en la que se pueden gestionar de manera positiva los recibimientos a etarras a su salida de prisión es que los hagan de forma privada».

El coordinador general de la entente ha rechazado la propuesta del Foro Social de celebrar los 'ongi etorris' en la intimidad «porque no soluciona nada» y ha asegurado que la izquierda abertzale está dispuesta a «gestionar la convivencia, pero no a que nos prohíban decidir a quien podemos abrazar y recibir». No sería «justo, porque en el otro lado se recibe y se homenajea» y ha puesto un ejemplo al respecto: «El ministro de Exteriores del Gobierno socialista -en referencia a Josep Borrell- estuvo en Guadalajara homenajeando a Rafael Vera y José Barrionuevo. Aquello no me pareció bien, pero no paso todo el día reprochando».

Más información