Ortuzar urge a Sánchez e Iglesias a pactar un programa «y luego ya discutirán quién es el ministro»

Andoni Ortuzar, en la sede central del PNV en Sabin Etxea./FERNANDO GÓMEZ
Andoni Ortuzar, en la sede central del PNV en Sabin Etxea. / FERNANDO GÓMEZ

El presidente del PNV, que ha hablado en la última semana con los líderes de PSOE y Podemos, considera que la relación entre ambos «no está rota», aunque «los dos piensan que el otro acabará cediendo»

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, ha emplazado este jueves a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias a sentarse a negociar un programa de gobierno que encarrile el «funcionamiento» de ese ejecutivo e incluso las «discrepancias» que pueda haber entre el PSOE y Podemos antes de entrar en la «fórmula de gobierno» y el reparto de sillones. «Primero que hablen de todo eso y luego ya discutirán quién es el ministro», ha asegurado Ortuzar, que ha ratificado que su partido no pone «vetos» a la entrada de la formación morada en el Gobierno español, pero ha criticado que «en la negociación de la investidura se ha empezado la casa por el tejado. Incluso por la chimenea, y por eso sale tanto humo».

En una entrevista en la Ser, el líder jeltzale ha comentado que en la última semana ha mantenido conversaciones telefónicas tanto con Sánchez como con Iglesias para tratar el devenir de las negociaciones para la investidura, y ha descartado que las relaciones entre ambos líderes «estén rotas», aunque ha reconocido que con la última reunión que mantuvieron el pasado martes «han empeorado». Sin embargo, con el propósito de ver «la botella medio llena», Ortuzar ha indicado que «a veces, para que lleguen las soluciones, las cosas tienen que ponerse mal». Ha destacado que, en las conversaciones que ha mantenido con Sánchez e Iglesias, «me ha dado la sensación de que los dos piensan que el otro va a acabar cediendo, y eso es lo peor para una negociación porque se acaba enconando». Ha añadido que «hasta ahora les he visto a los dos muy convencidos de su posición y en posesión de la verdad absoluta, no entendiendo bien al otro», pero ha considerado que «sería una muy buena noticia que se vuelvan a sentar a hablar del programa de gobierno».

Ortuzar, que ha reconocido que en el PNV están «un poco sorprendidos» por la falta de avances en la negociación y ha recalcado que su partido «estaría dispuesto a ayudar en lo que haga falta, aunque tampoco tenemos complejo de Superman», ha valorado la «experiencia en coaliciones» que tienen los jeltzales. A partir de ella, ha recomendado al PSOE y Podemos que se centren en acordar un programa de gobierno antes de hablar del reparto de cargos, algo similar a lo que han hecho el PNV y PSE en la negociación de su coalición en Euskadi o lo que se ha realizado en Navarra para propiciar la investidura de la socialista María Chivite, que ha definido como «muy encarrilada».

El líder jeltzale ha dicho entender que Sánchez pueda tener reparos para introducir en su Gobierno un factor de «desestabilización» como el que puede representar Podemos, aunque para reducir los riesgos de que «a la primera crisis el Ejecutivo salte por los aires», ha apuntado fórmulas como «acordar el funcionamiento del gobierno o pactar las discrepancias». Ortuzar no ha ocultado que al PNV le dan «un poco de miedo» las políticas que podría plantear Podemos en cuestiones como la política energética o fiscal, pero ha insistido en que no por ello ponen «vetos» a la entrada de ministros podemitas al futuro Gobierno. Ha indicado, no obstante, que si el PSOE y Podemos quieren un 'sí' del PNV a la investidura tendrán que exponer su programa a los jeltzales para que el EBB decida si atiende a las reclamaciones de la «agenda vasca».

Utilizar a un tercero

Sobre las palabras de la dirigente socialista Adriana Lastra en torno a que el PNV ha trasladado que preferiría que Podemos no entre en el Gobierno, Ortuzar ha señalado que no le han «molestado», aunque ha censurado que «no es bueno que para justificar la posición de cada cual se utilice a un tercero que no se ha pronunciado sobre ello». El presidente del EBB ha alertado sobre una tendencia que percibe por momentos: «Parece que se están poniendo más esfuerzos en ganar la batalla de la comunicación que en que salga adelante la investidura», lo cual «asusta un poco» porque puede derivar en que «se busque echar las culpas al otro de una posible repetición electoral para que movilizar un voto de castigo. Esa es la mejor manera de preparar un desastre», ha advertido.