Ortuzar liga su apoyo a Sánchez a un compromiso para «actualizar» el Estatuto

Ortuzar, durante su intervención en Bilbao. /MAIKA SALGUERO
Ortuzar, durante su intervención en Bilbao. / MAIKA SALGUERO

Avisa de que pondrá encima de la mesa el reconocimiento «nacional» de Euskadi y la bilateralidad

OLATZ BARRIUSO

«Mañana dirán que esto son cosas del Aberri Eguna a las que no hay que hacer mayor caso. Ojo, que esto va en serio». Andoni Ortuzar ha aprovechado hoy la celebración del Día de la Patria Vasca, en plena campaña electoral, para lanzar una contundente advertencia a quien quiera contar con los votos del PNV para encauzar la gobernabilidad de España tras el 28-A. «Quien quiera que el PNV se implique en el futuro político del Estado deberá garantizar el autogobierno vasco y su actualización por vías legales y democráticas», ha avisado el presidente del Euzkadi buru batzar.

Ortuzar ha avanzado a quienes quieran contar con ellos como socios –Pedro Sánchez, según todas las encuestas, necesitará los votos jeltzales a menos que opte por un pacto con Ciudadanos– que tendrán que «hablar» del modelo territorial, de la plurinacionalidad y del reconocimiento «nacional» vasco y de una nueva relación bilateral entre Euskadi y el Estado, en definitiva del nuevo estatus que sigue a expensas de un complejo acuerdo previo en el Parlamento vasco. «La participación del PNV en las instituciones del Estado, nuestro nivel de corresponsabilidad, estará ligado directamente al respeto a nuestra soberanía nacional, la que hoy tenemos gracias al Estatuto y la que nuestra ciudadanía decida en el futuro», ha insistido.

Los mensajes de Ortuzar, del lehendakari Urkullu y del cabeza de lista por Bizkaia al Congreso, Aitor Esteban, se han centrado, en una fecha tan señalada, en denunciar los intentos de las «tres derechas» de «cargarse» el Estatuto de Gernika con un discurso «excluyente, negacionista, con olor a naftalina y anti libertad», frente al que el jefe del Ejecutivo de Vitoria ha aprovechado para poner en valor el nacionalismo «cooperativo, humanista y solidario» que representa el PNV. «Sin muros, fronteras, proteccionismos ni localismos. El buque Aita Mari navega por el Mediterráneo, expresión de un pueblo solidario y humano», ha subrayado.

En ese clima, con algún grito aislado de 'independentzia', Esteban y Ortuzar se han mostrado abiertamente beligerantes contra quienes pretendan «tocar» el autogobierno vasco y han dejado claro que tendrán «enfrente» al PNV. El candidato al Congreso ha rememorado la batalla contra las tropas de Enrique IV en 1471 y el grito de 'ha jo' de los combatientes vizcaínos, que los castellanos confundieron con «ajo». «Así como aquel día en Mungia los vascos repartieron ajo y vencieron, los Riveras, Casados, Abascales o cualquier otro que pretenda ir en contra del autogobierno vasco lo que va a recibir será ajo jeltzale hasta que le quede regusto», ha tronado Esteban entre los aplausos del público congregado en la Plaza Nueva bilbaína, algo más numeroso de lo habitual en este atípico Domingo de Resurrección de campaña electoral. Ortuzar no ha recurrido a símiles bélicos pero también ha prometido, entre ondear de ikurriñas, que quien «quiebre» el pacto estatutario recibirá «la contundente respuesta» del PNV. «Estaremos legitimados para dar, desde la democracia, una respuesta política y social acorde con la agresión que se nos pretenda hacer», ha advertido.

«Mochar en Euskadi y tolón tolón en Madrid»

En el Aberri Eguna, en el que los oradores han recordado a Xabier Arzalluz, no podían faltar las pullas a la izquierda abertzale y a ELA, un clásico en una cita que los nacionalistas vascos celebran divididos, cuando no enfrentados. Ortuzar ha lamentado este segundo «pero» a un país que va «bien» pero con «nubarrones que provienen del Sur pero también nieblas de nuestra propia casa». El presidente del PNV ha sido muy duro con el sindicato, por pretender llegar «a la independencia a través de la huelga». «Con nosotros que no cuenten para organizar huelgas contra Euskadi y sus instituciones. La única huelga que haríamos nosotros es la huelga a la japonesa: trabajar más por Euskadi y no poner palos en las ruedas como hacen ellos», ha arremetido. EH Bildu también se ha llevado lo suyo por su disposición a implicarse en la gobernabilidad del Estado, «gratis» según Ortuzar. «Mochar en Euskadi y tolón tolón en Madrid», ha ironizado, comparándoles con una vaca que en lugar de dar leche la emprende «a patadas con el balde».