Nagua Alba lamenta las prisas en las primarias de Podemos

La diputada de Unidos Podemos por Gipuzkoa, Nagua Alba, posa en el plató de Teledonosti. /  MIKEL FRAILE
La diputada de Unidos Podemos por Gipuzkoa, Nagua Alba, posa en el plató de Teledonosti. / MIKEL FRAILE

La diputada por Gipuzkoa respalda al líder vasco del partido por no acudir al encuentro con Iglesias en su visita a Gernika

Ainhoa Muñoz
AINHOA MUÑOZ SAN SEBASTIÁN.

Nagua Alba hubiera actuado de la misma manera que lo hizo su sucesor, Lander Martínez, cuando dio plantón a Pablo Iglesias en su visita a Euskadi. «Si yo hubiera tenido una cita con un círculo agendada desde hace tiempo, habría mantenido mi compromiso con nuestra militancia igual que lo hizo él».

Así arrancó anoche la entrevista de la diputada de Unidos Podemos y exsecretaria general de la formación en Euskadi en el programa 'En Profundidad' de Teledonosti. Preguntada por Jorge Sainz, periodista de este periódico, Alba se refirió a la disputa interna por el proceso de primarias en el partido para asignar a los candidatos al Congreso y al Senado. A su juicio, el proceso se convocó «muy apresuradamente» y con unos plazos «muy cortos» de inscripción. Algo que, en su opinión, «dificulta la participación». «Los plazos han sido excesivamente apretados», insistió la diputada podemita, que dejará su escaño una vez se celebren las próximas elecciones generales. ¿Cuándo? Tampoco sabe si Pedro Sánchez adelantará, o no, los comicios, aunque Alba reconoció que su «teoría personal» es que la próxima cita con las urnas a nivel estatal «no va a ser pronto», sobre todo si el presidente socialista logra aprobar los Presupuestos con las fuerzas catalanas.

Alba volvió a referirse al proceso interno para designar a los candidatos de Podemos para ambas Cámaras en Madrid y consideró que lo idóneo hubiera sido explorar nuevas formas de «descentralizar» a la formación morada. «El proceso ha sido prácticamente igual que para la anterior cita electoral y podríamos haber tenido un debate sobre qué tipo de proceso necesitaba el partido y cómo descentralizarlo. Algo que no hemos tenido», reiteró.

Además, negó que la reciente divergencia entre la dirección del partido en Euskadi, con Lander Martínez a la cabeza, y Pablo Iglesias sea una cuestión de corrientes. «Desde distintas comunidades autónomas como Andalucía, Valencia, Aragón o Euskadi estamos oyendo voces de dirigentes que dicen que ahora toca avanzar hacia la descentralización, y en anteriores debates se posicionaron en diferentes corrientes pero que están de acuerdo en que es bueno para el partido que practiquemos aquello que deseamos para el conjunto del Estado», dijo en referencia a ese afán recentralizador de algunas formaciones políticas y que Podemos censura.

«Machismo»

Alba también habló sobre su experiencia personal en el Congreso, y denunció que «infinidad de veces» ha sentido en sus propias carnes «el machismo». Y se atrevió incluso a contar una anécdota: «Hace poco estaba en el Congreso negociando una iniciativa que iba a pleno con un diputado de otra fuerza política. Se acercó a mí para enseñarme el papel con la enmienda transaccional y me pasó el brazo por la cintura. Ese es un gesto que yo jamás hubiera hecho a un hombre. Y es un gesto machista», criticó.