Un nacimiento multiplicado por tres

 Alegría y cansancio en el rostro de Lola y Javier. Unos padres que, tres días después, todavía tratan de asimilar la triple sorpresa: la llegada de sus trillizos. Martina, Óliver y Pablo nacieron el domingo y llegan para revolucionar a una familia ya numerosa porque el matrimonio tiene otros tres hijos más. Este nacimiento, dicen los médicos, es excepcional. Sin antecedentes de partos múltiples y sin tratamientos de fertilidad, el parto ha sido completamente natural. Los bebés, prematuros, todavía tendrán que permanecer unos días en cuidados intensivos, pero allí ya reciben la mirada feliz de su padre y las caricias prematuras de su madre.