El PNV muestra su voluntad de apoyar a Sánchez si se desbloquea la investidura

Andoni Ortuzar./José Usoz
Andoni Ortuzar. / José Usoz

Los jeltzales quieren «moverse hacia el sí» en la votación del martes pero necesitan que sirva para algo

Miguel Ángel Mata
MIGUEL ÁNGEL MATA

El PNV está por la labor de dar un voto afirmativo a la investidura de Pedro Sánchez si se desbloquea la situación y siempre que un eventual acuerdo entre el PSOE y Podemos (o cualquier otra alternativa que mantenga al líder socialista en la Moncloa) no incorpore medidas contrarias al desarrollo del autogobierno vasco. La formación nacionalista ha reiterado desde que se conocieron los resultados de las elecciones generales del 28 de abril, que es favorable a que se constituya un gobierno en torno a la mayoría que el año pasado aprobó la moción de censura contra Mariano Rajoy, y ratifica ahora que «no va a ser un problema» si surge la posibilidad de que Sánchez sea elegido presidente la próxima semana, recuerdan fuentes jeltzales. Otras van más allá y, sobre el sentido final del voto de los seis diputados peneuvistas el martes, apuntan que «queremos movernos al sí, pero tienen que pasar cosas» que no dependen de la formación que preside Andoni Ortuzar.

¿Qué cosas? La primera y fundamental es que PSOE y Podemos alcancen un acuerdo que permita el apoyo de los podemitas a Sánchez para, a partir de esos 165 escaños, ir sumando apoyos. La segunda, que el pacto no suponga un riesgo para el desarrollo del autogobierno vasco en un momento en el que Sánchez tiene comprometido con el Gobierno Vasco un calendario de transferencias.

Así las cosas, y cuando todo apunta a que la sesión de investidura de la próxima semana será fallida, el PNV no ha decidido aún el sentido de su voto, a la espera de cómo se desarrollen los acontecimientos. No será hasta última hora cuando tome la decisión ya que, entre otros motivos, un elemento más que relevante a tener en cuenta es si puede servir para sacar adelante la investidura o no.

El EBB se reúne el lunes

La dirección del partido abordará el tema en su reunión del lunes, día de comienzo del pleno de investidura y víspera de la primera votación.

El PNV considera que «aún hay tiempo» para alcanzar un acuerdo, y recuerda a Sánchez e Iglesias que «acordar significa ceder».

Lo cierto es que a medida que se ha ido acercando el pleno de investidura y alejando las posibilidades de entendimiento entre socialistas y podemitas, la formación nacionalista ha ido elevando el tono de su discurso, que ha pasado de autodefinirse como «observador en la distancia» a urgir, como hizo el miércoles el portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, a que el líder socialista sea elegido presidente ahora para evitar que una eventual segunda posibilidad en septiembre coincida con otra crisis catalana, cuando podría ser más difícil contar con el apoyo de ERC.

Los jeltzales también ven contraproducente correr el «riesgo» de unas nuevas elecciones el 10 de noviembre. Advierten de que ello supondría «jugar a la ruleta rusa», porque es «impredecible» el comportamiento de unos votantes que «no van a entender» el «fracaso de la política» que supondría una investidura fallida en estos momentos.

Y es que el PNV teme que una repetición electoral pueda desembocar en una victoria del centro-derecha, sobre todo si PP y Ciudadanos acordasen ir juntos en toda España o en varias circunscripciones replicando el modelo de Navarra Suma.