Michael Keating: «No se puede imponer la mayoría de un 51% de la población»

Michael Keating./SARA SANTOS
Michael Keating. / SARA SANTOS
Michael Keating, catedrático y experto en nacionalismos

Asegura que «el derecho a decidir son solo palabras que se pueden interpretar de muchas maneras» y que «lo importante es la realidad política y social»

Macarena Tejada
MACARENA TEJADASAN SEBASTIÁN.

«No se puede decidir entre independencia y statu quo mediante un referéndum». Así se manifiesta Michael Keating. El experto escocés en nacionalismos y catedrático de la Universidad de Aberdeen visita San Sebastián para participar hoy en las jornadas sobre la 'Europa de las regiones y el futuro federal de Europa' impulsadas por EuroBasque y los Cursos de Verano de la UPV.

-¿Existen diferentes tipos de nacionalismos?

-Claro que sí. Hay muchísimos tipos de nacionalismos en Europa. Algunos son más independentistas, como el de Escocia. El de Cataluña, por ejemplo, tradicionalmente era autonomista, aunque ahora ha cambiado. En el País Vasco hay tendencias autonomistas y soberanistas. También hay nacionalismos de derechas y de izquierdas. Otros son en contra de Europa y otros pro Europa... Hay de todo.

-¿Pueden estos movimientos llegar a ser peligrosos?

-No, en absoluto. Hay nacionalismos en todas partes. Son identidades colectivas. El Gobierno tiene que aceptar esta realidad y ver cómo se puede gestionar.

-Aboga por la conocida como Europa de las regiones.

-En los años 90 se hicieron grandes ilusiones sobre la posibilidad de la Europa de las regiones o de los pueblos. En la última década, en cambio, no ha habido mucho progreso en este tema. Como se ha visto en los casos de Escocia o Cataluña, las instituciones no muestran mucha empatía con los nacionalismos.

-¿Cuál sería el papel de las regiones en el futuro federal de Europa?

-Existe una corriente reciente y muy importante en favor del reconocimiento de la diversidad de Europa. En la práctica, sin embargo, desde la crisis económica de 2008 hay otra crisis en el papel de los Estados. La imposición por parte de la Unión Europea de restricciones fiscales en los Estados marca un cambio esencial y cierra las posibilidades de una Europa más abierta a las realidades nacionales. Europa impone sus reglas no solo sobre los Estados, sino también sobre sus prioridades. Así, el tema de las naciones queda de lado.

«La crisis de 2008 cierra las posibilidades de una Europa más abierta a las realidades nacionales»

-¿Qué piensa del estado actual de Cataluña?

-Es un conflicto muy difícil. Hay una falta de entendimiento por parte de ambos gobiernos. Es evidente que en Cataluña no hay mayoría para la independencia ni para votar el 'statu quo'. El Gobierno del PP, además, tenía muy poca voluntad de compromiso para solucionar el problema. Era un nacionalismo español duro frente al nacionalismo independentista catalán. De esta manera no es posible un acuerdo.

-¿Cambiará la situación con el Gobierno de Pedro Sánchez?

-Habrá que ver qué pasa ahora. El de Sánchez es un Gobierno minoritario. Incluso si hay una voluntad de compromiso por su parte todavía tiene el obstáculo del Parlamento y de los tribunales.

-¿Usted qué solución propondría?

-No tengo solución, solo sé que los compromisos son necesarios para arreglar la situación. Hace falta un cambio por las dos partes.

-¿A qué se refiere?

-El Gobierno central tiene que reconocer que España es un país plurinacional. Del mismo modo, los nacionalistas catalanes tienen que aceptar que no hay mayoría en Cataluña para la independencia democrática, pero sí para más autonomía. Algo similar pasó en Escocia con el referéndum de 2016. Ambos partidos pactaron una solución: Más autonomía dentro del Estado unido.

-¿Confía en los referendos?

-Es muy difícil arreglar este tipo de problemas con un referéndum. No se puede elegir entre independencia o 'statu quo' mediante este método. Cuando la independencia tiene un apoyo sustancial, pese a no ser el de la mayoría, se convierte en una reivindicación legítima. La única solución es un compromiso entre ambos gobiernos. No se puede imponer la mayoría de un 51% de la población. El referéndum tiene que ir después de la negociación.

«El Ejecutivo tiene que reconocer que España es un país plurinacional y ver cómo gestionarlo»

-El pasado mes de junio tuvo lugar una cadena humana a favor del derecho a decidir en Euskadi.

-Lo del derecho a decidir son solo palabras que se pueden interpretar de muchas maneras. Lo que importa es la realidad social y política.

-¿Cuál es la importancia de la participación activa de la ciudadanía en las decisiones políticas?

-Es muy importante. No se puede imponer nada sobre el pueblo. Hay que debatir para llegar a una solución consensuada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos