Mendia insinúa que los grupos abertzales saben que lo acordado «nunca se llevará a la práctica»

Idoia Mendia llega al comité nacional del PSE, ayer en Bilbao. / A. D.-E.
Idoia Mendia llega al comité nacional del PSE, ayer en Bilbao. / A. D.-E.

La secretaria general del PSE acusa al PNV de «desempolvar su viejo testamento» y garantiza que «no consentiremos que se anule la pluralidad»

M. V. SAN SEBASTIÁN.

La secretaria general del PSE, Idoia Mendia, aseguró ayer que las bases del nuevo estatus que cerró la semana pasada la ponencia de autogobierno «no van a llevarse nunca a la práctica», pero no se quedó ahí y añadió que es algo que «saben perfectamente sus autores». Durante su intervención ayer ante el comité nacional de los socialistas vascos, Mendia se mostró categórica al sentenciar: «No va a suceder porque, como sabéis y saben perfectamente sus autores, un texto de este tipo puede servir a algunos para justificarse ante los suyos, pero no va a llevarse nunca a la práctica».

Mendia lamentó que, en los últimos meses, «el nacionalismo ha desempolvado su viejo testamento y ha vuelto a apelar al pueblo único, la identidad única y la distinción entre ciudadanía y nacionalidad». Pero garantizó que la reforma que han empezado a pactar PNV y EH Bildu en la ponencia de autogobierno no se va a concretar en un nuevo estatus porque «los socialistas no consentiremos que se anule la pluralidad, como no lo consentimos en el pasado aunque nos mataran por ello», en referencia a la persecución que los dirigentes del PSE sufrieron por parte de ETA.

Mendia defendió «una Euskadi mestiza y solidaria, donde la lealtad y la cooperación sustituyan al victimismo y el sectarismo». La líder socialista mostró su preocupación por que, «con todo lo que nos ha costado vencer a los totalitarismos, a la dictadura franquista y a la que pretendió ETA, hoy nos vuelvan a hablar de que las reglas que pactamos para convivir quedan desdibujadas si al toque bocinero se decide incumplirlas». Añadió que «nos preocupa que haya quien pretenda ofrecer para el futuro de Euskadi el espejo roto de Cataluña».

Para evitar una vía soberanista similar a la catalana, Mendia situó a su partido, que gobierna en coalición con el PNV en las principales instituciones vascas, como «garantía de pluralidad». «Es por lo que decidimos participar en los gobiernos, para que se volcaran sin distracciones en atender los derechos ciudadanos sin mirar el color ni el carnet de nadie. Para ponerlos a cubierto de cualquier tentación de primar identidades colectivas uniformizadoras». Mendia se reivindicó como «alternativa frente a quienes se han conformado con sumar mayorías nacionalistas y diseñar un país para nacionalistas».

La dirigente socialista se comprometió a «seguir buscando conciliar voluntades sobre los mínimos para impedir que los máximos de cada cual perjudiquen a la ciudadanía» y, en un mensaje hacia el PNV, señaló que «esperamos que nadie sienta vértigo para pactar».

El PP y el constitucionalismo

Por otro lado, la secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández, reclamó ayer al PSE que «no se conforme con elevar la voz uno o dos días frente a la estrategia soberanista del PNV» y se ponga al lado del PP para «dar la batalla ideológica del constitucionalismo». Fernández pidió a los jeltzales que «reflexionen» sobre sus acuerdos con EH Bildu.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos