Marlaska garantiza a las víctimas de ETA que no habrá un acercamiento de presos masivo

Foto de familia. El ministro Marlaska, a la derecha, con los portavoces de las asociaciones de víctimas, ayer en Madrid/
Foto de familia. El ministro Marlaska, a la derecha, con los portavoces de las asociaciones de víctimas, ayer en Madrid

Los familiares de asesinados trasladan al ministro que estarán vigilantes ante los cambios | El titular de Interior apela a la unidad tras reunirse con 24 colectivos de afectados por el terrorismo para explorar otra política penitenciaria

Jorge Sainz
JORGE SAINZSAN SEBASTIÁN.

«Confiad en mí. Sabéis cómo pienso». Con esas y otras palabras el ministro de Interior trató ayer de convencer a las principales asociaciones de víctimas del terrorismo de que cualquier paso que dé el Gobierno de Pedro Sánchez sobre presos de ETA se ajustará a la «legalidad» y se aplicará «caso por caso», descartando así acercamientos a cárceles vascas de forma generalizada. Fernando Grande-Marlaska se enfrentó ayer en Madrid a una prueba sensible: la de reunirse con los afectados por la violencia, recelosos de cualquier movimiento penitenciario, sobre todo de carácter global. El nuevo titular de Interior se comprometió a avisar a los familiares directamente afectados por los atentados de cada preso al que se flexibilice su situación y garantizó total «transparencia».

Los colectivos de víctimas, 24 en total, recibieron positivamente las palabras del ministro, aunque advirtieron de que estarán vigilantes. Una de ellas, la Dignidad y Justicia de Daniel Portero, se mostró dispuesta a salir a la calle si no se exige previamente a los reclusos de ETA «colaboración con la Justicia y arrepentimiento». El resto otorga de momento un voto de confianza al nuevo titular de Interior. Incluso Covite, la principal asociación vasca y una de las más influyentes, moduló su postura y matizó que no se oponen a acercamientos individuales si previamente hay un «rechazo individual a la violencia y sin trampas» por parte de los reos.

La reunión se celebró desde las nueve y media de la mañana en la sede del Ministerio del Interior, en Madrid, apenas tres días después de que el presidente Sánchez anunciara oficialmente un cambio en la política penitenciaria tras la disolución de ETA, modificando así la estrategia seguida por el PP en los últimos siete años. El Gobierno del PSOE se inspira en vía ensayada por el Ejecutivo francés de Emmanuel Macron, que también reunió a estas asociaciones de víctimas de ETA antes de proceder a acercar a los primeros presos. De momento, París ha trasladado a quince reos y no ha habido protestas de los familiares de asesinados.

Ese objetivo persigue también Marlaska, que apeló a su «ADN de magistrado», tras sus años de experiencia en la Audiencia Nacional, donde se convirtió en uno de los principales azotes judiciales del mundo de la izquierda abertzale y ETA. Los movimientos concretos que pueda abordar Marlaska son toda una incógnita aunque en el encuentro, según fuentes asistentes al encuentro, dejó abierta la puerta a posibles acercamientos de presos, pero siempre «en el marco de la legalidad» y nunca generales o masivos, sino de forma «individualizada». «Este Ministerio y el Gobierno van a defender la aplicación estricta del principio de legalidad, como no puede ser de otra manera, teniendo presente que la confianza únicamente puede generarse bajo ese paraguas y la previa información y transparencia», insistió. Todo apunta a que, como en Francia, comenzará por acercamientos muy dosificados y concretos, de presos con condenas poco graves o a punto de cumplir la pena. También podría haber gestos con los enfermos.

Un aspecto que se presenta como clave es el de la progresión de grado, para pasar del primero, el más estricto, al segundo, que abre a los encarcelados la puerta a beneficios penitenciarios. La mayoría de colectivos de víctimas reclaman a los presos de ETA, como requisito, que colaboren en el esclarecimiento de los aproximadamente 300 asesinatos sin resolver.

Marco normativo

Reglamento penitenciario (100.2).
El equipo técnico propondrá a la junta de tratamiento un modelo de ejecución de los grados. Debe ser aprobado por el juez de Vigilancia Penitenciaria.
Código Penal (art.90).
Fija los requisitos para la libertad condicional, agravados en los casos de terrorismo: repudio de la violencia, petición de perdón a las víctimas, su resarcimiento y colaboración con la Justicia.

Tras el encuentro, en el que el exmagistrado bilbaíno saludo afectuosamente uno por uno a todos los portavoces de cada colectivo, muchos de ellos viejos conocidos, efectuó unas escuetas declaraciones en un acto posterior con agentes de la Guardia Civil del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona). Marlaska apeló a un «entendimiento recíproco» entre Interior y las asociaciones de víctimas. «Conozco a las víctimas desde hace mucho tiempo y me han enriquecido desde hace años, ha sido un encuentro leal de intercambio de opiniones», explicó, antes de subrayar que las familias de los asesinados son «las personas más solidarias con el Estado de Derecho desde siempre».

Las protestas contra Zapatero

El Gobierno del PSOE sabe que tiene que ganarse la confianza de este colectivo para poder acometer la flexibilización de la política penitenciaria. En el recuerdo quedan las manifestaciones de víctimas contra el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero durante el proceso de paz de 2006, apoyadas por el PP. Por ello, para evitar escenarios similares en el futuro, Sánchez ha optado por Marlaska, un hombre próximo a las víctimas, al frente de Interior, para dotarse de legitimidad ante cualquier movimiento con los presos. A su lado, ha colocado, eso sí, a responsables penitenciarios proclives a cambiar la estrategia carcelaria, como el nuevo director de Prisiones, Ángel Luis Ortiz.

El Ministerio de Interior difundió, asimismo, un comunicado en el que explicó la posición oficial del ministro: «Para conseguir vencer a otros terrorismos, la unión sin fisuras, compacta, de todos, como se ha hecho hasta ahora, es imprescindible. Es algo que personalmente siempre he tenido presente y que, como ministro del Interior, por supuesto voy a seguir manteniendo», resumió.

Más

 

Fotos

Vídeos