María Ubarretxena: «La gente se atreve más a decir lo que piensa»

La alcaldesa de Arrasate, María Ubarretxena (PNV), en la Herriko plaza, junto al Ayuntamiento./KEPA OLIDEN
La alcaldesa de Arrasate, María Ubarretxena (PNV), en la Herriko plaza, junto al Ayuntamiento. / KEPA OLIDEN

La alcaldesa de Arrasate asegura que el Gobierno PNV-PSE trabaja para que el municipio avance «mirando a los países del norte de Europa y de manera progresista»

A. González Egaña
A. GONZÁLEZ EGAÑA

La jeltzale María Ubarretxena Cid (Urretxu, 1980) llegó a la Alcaldía de Arrasate hace tres años y se presentará a la reelección en la cita con las urnas de 2019. La primera edil repasa los hitos de la legislatura municipal y remarca que el gobierno de coalición PNV-PSE ha trabajado «duro y honradamente». «Hemos hecho pueblo», remarca, convencida de que tienen un equipo bueno y un proyecto sólido para Arrasate. «Queremos que avance mirando a los países del norte de Europa de una manera progresista», apunta.

-¿El último episodio de ataque personal a un concejal del PNV, tras la retirada de una pancarta de apoyo a dos presos de ETA durante los Sanjuanes, significa que Arrasate tiene pendiente la asignatura de la convivencia?

Primer edil

Comercial de exportación
Perfil
Tiene 37 años, está casada y es madre de dos hijos. Es licenciada en Humanidades y Empresa. Ha trabajado 11 años en el ámbito de la exportación. Habla euskera, castellano, inglés, francés y alemán.
PNV
Política
Alcaldesa del PNV desde el 13 de junio de 2015. Se estrenó de concejal en 2011. Fue directora de Economía Social del Gobierno Vasco y presidió el Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi.

-Ha sido un caso aislado y puntual. En esta legislatura se está haciendo un gran esfuerzo en el tema de la convivencia. Las relaciones en el Ayuntamiento y con los diferentes partidos son normales y correctas. Y esa normalización la hemos conseguido trasladar al pueblo. Noto que hay otra tranquilidad en el municipio y la gente se atreve más a decir lo que piensa. Arrasate ha emprendido un camino en esa dirección y de ahí no nos podemos salir. En tres años no ha habido ningún otro incidente de este tipo.

-El Ayuntamiento ha gastado en lo que va de legislatura casi 100.000 euros en limpieza de pintadas, coste similar a la renovación de un parque infantil. ¿A qué se debe?

-Todavía hay un pequeño núcleo, una minoría, que realiza pintadas en cualquier sitio sistemáticamente los fines de semana, a pesar de que se puso en marcha una ordenanza de limpieza, se habilitaron espacios públicos para la libertad de expresión, tenemos 'pankarta gunea', paneles para poner carteles... No entendemos que se pinte, sobre todo, el casco protegido como monumento histórico. Nosotros vamos a seguir haciendo la apuesta por el patrimonio de todos. Debemos cuidar el pueblo como si fuera nuestra casa. Quienes no lo entienden así, no sé hasta qué punto aman a su pueblo.

-En el décimo aniversario del asesinato de Isaías Carrasco, el Ayuntamiento rompió el silencio que guardaba para con las víctimas de ETA. Salvo EH Bildu, todos apoyaron un texto de reconocimiento. ¿Ha habido avances para lograr un gesto de reparación unitario?

-Nos gustaría materializar una iniciativa conjunta. Incluso las víctimas lo que agradecen, en esa reparación que se les debe, es que sea una cosa de todos. Vamos a seguir trabajando y hablando con los grupos. Si luego no es posible, cada uno tendrá que dar sus razones.

-¿Cómo se sintió al leer el testimonio de la viuda y las hijas de Carrasco en una entrevista en este periódico el pasado 25 de febrero?

-Como mucha gente... De hecho, yo la llevé a la junta de portavoces y la puse encima de la mesa. Dije que no podíamos estar otro año más en silencio. Fue el desencadenante para aunar un texto compartido. Sentía una responsabilidad. Pensaba: ¿Como alcaldesa, en cuatro años no voy a decir nada? Ya lo pensaba antes, pero cuando lo leí no me quedó la menor duda de que ese silencio se tenía que romper. Y no quiero tampoco personalizar, me gustaría hablar desde el punto de vista de todas las vulneraciones.

-¿Se siente cómoda de alcaldesa?

-La llegada del PNV a la Alcaldía fue una sorpresa, pero lo hemos abordado con muchísima ilusión. Con el PSE tenemos una relación correcta y al final hay unos proyectos encima de la mesa que son compartidos. Todo lo que sea futuro para Arrasate es positivo.

-¿El consistorio mantiene buena relación con la Diputación?

-Frente a quienes piensan lo contrario, la Diputación no tiene ningún favoritismo con los ayuntamientos del PNV, lo que hay que hacer es tener una relación fluida, plantear las prioridades, llevar unos proyectos muy preparados y bien defendidos, y convencer.

-¿Hay alguna petición que no se ha respondido como quisiera?

-El bidegorri hacia San Prudencio, lo tenemos lleno de agujeros y queremos arreglarlo. No cuesta mucho, pero no nos han hecho caso.

-¿Los equipamientos culturales forman parte de los hitos del gobierno municipal?

-La Musika Etxea, que llevaba años reivindicándose, está ya en obras. También está en marcha el proyecto Kulturola, de rehabilitación de un edificio industrial protegido, la antigua entrada a la fábrica Unión Cerrajera, donde conviven los diferentes proyectos culturales -danza, txalaparta, bertso eskola, zarzuela, teatro, pintura o cerámica-. Y el euskaltegi se va a colocar ahí. Es nuestro proyecto estrella. Además, para octubre será realidad un Txiki Txoko en el centro.

-La atención a los barrios altos es otra de sus preocupaciones.

-Así es. El ascensor a Makatzena, un barrio con difícil acceso, también está en obras. Con él sumamos ya cuatro ascensores. Y estamos renovando muchos parques infantiles, un total de ocho, de los que tres van a ser cubiertos.

-¿A la movilidad y los aparcamientos qué solución le han dado?

-La movilidad para nosotros ha sido una tarea muy importante. Va a marcar un hito de aquí a 2025 con un Arrasate mirando hacia Europa con una tendencia a reducir la contaminación, hacer las aceras más anchas y dar prioridad al viandante.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos