Una marcha exige «justicia y reparación» por la carga policial de los Sanfermines de 1978

Un aurresku en la estela en recuerdo de Germán Rodríguez. / EP
Un aurresku en la estela en recuerdo de Germán Rodríguez. / EP

J. F. M. SAN SEBASTIÁN.

Un grito de rabia contra la impunidad recorrió ayer las calles de Pamplona en el 40 aniversario de los sucesos de los Sanfermines de 1978. Aquel 8 de julio, durante la corrida de toros, la Policía Nacional entró en la plaza por la presencia de una pancarta que pedía la amnistía. Su intervención se saldó con la muerte por disparos de Germán Rodríguez y decenas de heridos, entre ellos seis de bala, hechos por los se sigue reclamando «justicia y reparación». También se recordó a a Joseba Barandiaran, muerto de un disparo de la Policía en las protestas que hubo en Donostia por lo ocurrido.

La marcha, convocada por la plataforma Sanfermines 78 Gogoan, arrancó por la mañana con una kalejira desde la plaza de toros hasta la estela en memoria de Germán Rodríguez, colocada en la avenida de Roncesvalles, donde se bailó un aurresku. La manifestación, en la que participaron miles de personas, recorrió el centro de la ciudad hasta llegar al Ayuntamiento, con una pancarta en la cabecera en la que podía leerse 'Stop impunidad'.

En un comunicado, los convocantes advirtieron de que lo sucedido «no fue casual sino premeditado» Desde entonces -añadieron-, «la impunidad ha sido total» porque el Gobierno de UCD «boicoteó» la investigación y hasta hoy «se sigue ocultando documentación y encubriendo a los criminales franquistas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos