Los manteros ocupan la Gran Vía

La problemática de los manteros afecta también a la capital. Los vendedores ambulantes colocan su mercancía en la Gran Vía madrileña, en un verano marcado por las obras. La ampliación de las aceras ya ocupa una buena parte de estas, así que los productos llegan prácticamente a la puerta de las tiendas y causan aglomeraciones. "A veces echan a correr y te dan un codazo, eso no me parece bien" se queja una vecina. Otros también denuncian que "la policía está a apenas unos metros y no hace nada".