Luis Intxauspe: «El puerta a puerta se ha politizado mucho»

El alcalde de Hernani, Luis Intxauspe (EH Bildu), frente al edificio del Ayuntamiento del municipio. /JOSÉ MARI LÓPEZ
El alcalde de Hernani, Luis Intxauspe (EH Bildu), frente al edificio del Ayuntamiento del municipio. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Asegura que trabaja «para mejorar la convivencia» y para que «aquí todas las personas vivamos en las mismas condiciones»

Macarena Tejada
MACARENA TEJADA

Luis Intxauspe llegó a la Alcaldía de Hernani en medio de la polémica del puerta a puerta. Desde entonces, ha sido alcalde dos legislaturas consecutivas y no sabe si repetirá una tercera. Mientras tanto, sigue con nuevos proyectos en mente, como la regeneración del barrio de Etxeberri o la cantera de Santa Bárbara.

-¿Qué balance hace de esta última legislatura en la Alcaldía?

-El balance es positivo. Al ser mi segunda legislatura consecutiva se nota la experiencia acumulada.

-Pero aún no sabe si repetirá el año que viene.

-No descarto ninguna posibilidad.

-Continúan las quejas entre los vecinos en la época de txotx en Hernani. ¿Cómo se combina el ocio y el derecho al descanso?

-Esa combinación de ocio y derecho a descansar es un equilibrio difícil, sobre todo esos sábados de febrero y marzo, cuando el municipio se llena de gente. Es una realidad muy compleja que hay que trabajar desde diversos aspectos, por eso tenemos la 'mesa del txotx', donde están representados todos los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento. También está el sector de las sagardotegis, de bares y hosteleros y los vecinos. Este año se ha llevado a cabo un estudio para evaluar el impacto económico y social que supone la época del txotx. El impacto es positivo, pero con alguna consecuencia negativa.

-¿Ha encontrado solución para el problema de las inundaciones en el campo de rugby?

-La competencia en cuanto a las obras que se ejecutan en torno al río es de Urak. A nivel municipal estamos en contacto con las asociaciones de Zubipe y Landabe.

-Abrirá la cantera de Santa Bárbara a proceso participativo en otoño. ¿Qué resultado espera?

-En su día se hizo un contrato para llenar esta cantera, hacer un parque y darle otra imagen paisajística. Con la crisis no se ha podido cumplir. Ahora, con la realidad que tenemos, que no es la que estaba prevista, que la ciudadanía decida qué usos quiere darle.

-Con la oposición que causó el sistema de puerta a puerta de recogida de basuras, ¿cómo ha conseguido convencer a la mayoría de la ciudadanía?

-El puerta a puerta se ha politizado mucho en Gipuzkoa. La discusión tendría que ser cómo gestionar los residuos o qué tipo de infraestructuras necesitamos. Con unos sistemas de recogida que consigan un gran porcentaje de reciclaje podemos gestionar nuestros residuos, de forma que no necesitemos la incineradora. Por eso es un tema que ha causado mucha polémica. El problema es el cambio de hábitos que supone el sistema de recogida. Una vez acostumbrados, la gran parte está contenta, aunque hay cosas que mejorar.

-¿Cuáles son los mayores hitos que ha logrado sacar adelante?

-Hemos hecho un gran trabajo en el ámbito social, con tres colectivos importantes: con las mujeres, la juventud y las personas mayores. El proyecto de 'Emakumeen etxea' verá pronto la luz. Además, se ha creado el departamento de juventud del Ayuntamiento y la mesa de las personas mayores.

-¿Y los proyectos que se han quedado por el camino?

-Nos hubiera gustado actuar en la regeneración del barrio Lizeaga, como lo hemos hecho con Karabel y estamos haciendo ahora con Etxeberri, que está pendiente de toda una renovación urbanística.

-Han aparecido pintadas xenófobas en la mezquita de Hernani. ¿Cómo es la convivencia?

-Durante muchos años no ha habido ningún problema de esta índole. Quiero remarcar el trabajo de las asociaciones Amher y Arrisola. La respuesta ciudadana fue ejemplar y seguiremos trabajando para que Hernani sea un lugar en el que todas las personas vivamos en las mismas condiciones.

-Hubo polémica por otras pintadas en el frontón contra Consuelo Ordóñez, Maite Pagazaurtundua y el PSE-EE. Los socialistas le pidieron a usted personalmente que las borrara, igual que le pidieron que limpiara los mensajes de 'gracias, ETA' que aparecieron tras su disolución. ¿Lo hizo?

-Sí. Las pintadas se borran sistemáticamente. Respecto a las pintadas del frontón, cuestionamos su autoría. EH Bildu ha condenado y no comparte estas pintadas.

-¿A qué se refiere con que pone en duda su autoría?

-Suelen aparecer pintadas del final de ETA o a favor de los presos y se borran. Sobre las pintadas contra el PSE que se achacan a la izquierda abertzale, nosotros no las compartimos y cuestionamos su autoría.

-En Hernani siempre se ha respirado una gran tensión política. ¿Ha cambiado el ambiente con el final de ETA?

-Se está trabajando para que la convivencia mejore. En 2015 todas las fuerzas políticas del consistorio instalamos la piedra de la memoria en un parque, para escenificar la importancia que tiene trabajar la memoria como base de la convivencia. Hemos encargado a la sociedad Aranzadi un trabajo sobre la memoria histórica del pueblo entre 1960 y 2017. La idea es seguir trabajando en temas de memoria como base para la convivencia, pero no debemos olvidar que en Hernani hoy en día tenemos diecinueve presos. El desplazamiento es una realidad que sufren muchas familias. Es importante trabajar este aspecto porque creemos que el tema de los presos ayudaría mucho más a mejorar la convivencia.