Los jeltzales insisten en gestionar más áreas en la Diputación que comienza a negociar hoy con los socialistas

Los jeltzales insisten en gestionar más áreas en la Diputación que comienza a negociar hoy con los socialistas

Los nacionalistas quieren aumentar su influencia en correspondencia con los resultados obtenidos en las elecciones del 26-M

Axel Guerra
AXEL GUERRASAN SEBASTIÁN.

PNV y PSE-EE abren hoy un nuevo frente de negociaciones. Tras activar el pacto de coalición que se ejecutó el sábado en la mayoría de los ayuntamientos de Euskadi, jeltzales y socialistas se sientan ahora en la mesa para tratar de reeditar el acuerdo de Gobierno que mantuvieron en la pasada legislatura en la Diputación de Gipuzkoa. Lo hacen con unas posturas alejadas y el acuerdo, en estos momentos, no se presenta sencillo porque los primeros pretenden aumentar su influencia en el Ejecutivo foral y los segundos que no disminuya la que han mantenido durante los últimos cuatro años.

El último en pronunciarse al respecto ha sido el portavoz de la Diputación en funciones, Imanol Lasa, que ayer reiteró que el PNV debe tener un mayor peso en el diseño del nuevo gabinete de Gipuzkoa y que se tiene que reflejar en el reparto de los departamentos forales. Una idea que el propio Lasa ya avanzó la semana pasada cuando dejó caer que en su partido entienden que deben aumentar su influencia en el Ejecutivo foral, algo que puede ocurrir de dos maneras diferentes. Bien, en función del numero de áreas y departamentos que gestiona cada socio; bien, en las materias que abarca cada cartera. En la actualidad, los jeltzales ostentan seis en funciones y los socialistas, tres, pero de gran relevancia como Movilidad y Ordenación del Territorio (60 millones de euros de Presupuesto); Cultura, Turismo, Juventud y Deportes (58) y Medio Ambiente y Obras Hidráulicas (25 millones y responsable de la gestión de los residuos y de poner en funcionamiento la incineradora de Zubieta).

Los peneuvistas justifican su posición respaldados por los resultados que obtuvieron en los comicios forales del 26 de mayo, cuando su candidatura revalidó la victoria que obtuvo en 2015 gracias a los 130.000 votos que recabó, lo que le permitió pasar de 18 a 20 representantes en las Juntas Generales, tras recibir casi 18.000 sufragios más que cuatro años atrás. Los socialistas, por su parte, también lograron elevar el número de apoyos recibidos (62.788, que suponen 3.708 más), lo que les ha permitido mantener los nueve procuradores con los que contaban, pero no aumentar la cifra.

Aspira a un nuevo reparto de competencias o asumir carteras bajo control del PSE en la pasada legislatura

En una entrevista concedida a la Ser, Lasa señaló que la configuración del nuevo Gobierno puede variar en tamaño y forma respecto al de la última legislatura y avanzó que se crearán «aquellas que respondan a la realidad guipuzcoana». En este sentido, el dirigente abertzale afirmó que «los tiempos han cambiado» y ahora, «donde se quieren hacer más cosas, se necesiten nuevos departamentos donde la economía o las políticas sociales sean más importantes y requieran de más capital humano», indicó.

Mientras tanto, en el PSE-EE mantienen una posición prudente hasta conocer la oferta del PNV, aunque el viernes el teniente de diputado general en funciones, Denis Itxaso, avisó a los jeltzales que «la generosidad de los socialistas exige una justa correspondencia en términos de proyecto».

Las Juntas Generales de Gipuzkoa se constituyen mañana y la formación del Gobierno foral deberá concretarse en los 15 días siguientes, por lo que los pactos no se pueden posponer en demasía.

Más