El PNV y Bildu negocian en Laguardia y Labastida para arrebatar al PP ambas alcaldías

Urkullu y Alonso, en una foto de archivo. /EFE
Urkullu y Alonso, en una foto de archivo. / EFE

Alonso advierte a la formación jeltzale que es un «desaire» desbancar a los populares de ambos municipios y tratar de obtener un acuerdo para sacar adelante los Presupuestos de Urkullu

Ainhoa Muñoz
AINHOA MUÑOZ

Laguardia y Labastida se han convertido hoy en los dos nuevos puntos de interés de la política vasca. En ambos municipios alaveses el PNV, segunda fuerza en los comicios, negocia sendos acuerdos con EH Bildu que posibilitarían arrebatar al PP estas alcaldías, que el sábado pasarían a estar gobernadas por mandatarios jeltzales en el caso de que el acuerdo llegue a buen puerto. Las conversaciones, no obstante, están abiertas y aún no hay un pacto cerrado, según fuentes del PNV.

Si el acuerto entre ambas formaciones ese materializa, en Labastida repetiría como primera edil Laura Pérez-Borinaga, política de la máxima confianza del presidente del ABB, José Antonio Suso, mientras que en Laguardia será Lucio Castañeda quien acceda al sillón de mando.

Sin embargo, en el terreno de juego, cada uno juega sus cartas. Y ninguno está por la labor de perder. Las condiciones y las líneas rojas se suceden entre los partidos políticos a medida que se acerca la sesión constitutiva de los ayuntamientos, este próximo sábado. Y el último en sumar un nuevo requisito para dejar constancia de que su formación también puede ser influyente ha sido este jueves Alfonso Alonso.

El presidente del PP ve una «incongruencia» que el PNV se replantee sumar votos con EH Bildu en localidades como Labastida y Laguardia para arrebatarle las alcaldía al PP, ganador en ambos municipios alaveses y que, al mismo tiempo -aunque en negociaciones paralelas- los jeltzales pretendan recabar el apoyo del PP para sacar adelante los Presupuestos vascos.

«Es incongruente y un desaire», ha criticado Alonso, que el partido de Andoni Ortuzar trate de obtener un acuerdo «más profundo» con el PP para lograr aprobar las Cuentas de Iñigo Urkullu y, a su vez, despojen a los populares del poder municipal en aquellos lugares donde han logrado ser la primera fuerza.

A su juicio, el PNV «coquetea con EH Bildu» en Labastida y Laguardia para desbancar al PP. Por eso, ha avisado que «si se aplica un cordón sanitario» al PP y los «votos soberanistas son buenos si se trata de echar» a los populares, resulta «incongruente intentar construir un espacio de entendimiento más profundo».

Alonso, en este sentido, ha considerado que «es importante no introducir más factores de distorsión» para sacar la legislatura vasca del «estancamiento» y ha reiterado que está en disposición de negociar con el Gobierno Vasco «si se quiere construir un acuerdo más profundo», pero eso pasa, ha advertido, «por respetar al PP».

Aunque las negociaciones para aprobar las próximas Cuentas vascas aún están en una fase inicial, el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, ya ha telefoneado a Alonso para hablar sobre las directrices en las que se sustentarán los Presupuestos. Aunque, según ha manifestado Alonso, «todavía no está madura la relación» con los socios de Gobierno, PNV y PSE, y va a ser esencial la actitud que muestren en la formación de los ayuntamientos.

Negociación en marcha

Las advertencias de Alonso, en cualquier caso, tienen una base. Y es que PNV y EH Bildu ya negocian coaligarse en ambos municipios, Labastia y Laguardia, para desalojar al PP de las alcaldías.

Las dos formaciones abertzales, según ha adelantado este jueves el coordinador de la mesa política de EH Bildu en Araba, Ibon San Saturnino, PNV y EH Bildu están negociando sendos gobiernos municipales, en los que el PP cosechó el mayor número de papeletas el pasado 26 de mayo.

San Saturnino ha manifestado que la entente soberanista tiene la «disposición de desalojar al PP de todos los ámbitos de poder» porque, según considera, la gestión de los populares es perjudicial para los intereses de la ciudadanía.

Más