El incendio de Gran Canaria ya ha arrasado más de 6.000 hectáreas

El fuego ha vuelto a adueñarse de la cumbre de Gran Canaria y en mitad de la noche expulsa de sus casas a nueve mil vecinos. Armado con llamas de más de cincuenta metros de altura hay partes del incendio que son infranqueables. Una de ellas, la Reserva Natural de Tamadaba. Una de las zonas verdes más importantes de la isla desaparece entre el humo. Tras quemar más de seis mil hectáreas continúa sin controlar, acercándose a las casas, quemando otras que no han podido defenderse y con el riesgo de dejar a vecinos atrapados. El fuego se extiende entre las copas de los árboles, lo que facilita su expansión, ya alcanza un perímetro de sesenta kilómetros y dificulta el trabajo de los más de mil efectivos. El descenso de las temperaturas y el aumento de la humedad previsto para las próximas horas podrían ayudar a su control.