Imputan a tres junteros de Podemos por «coacción» a una compañera

Juantxo Iturria, Patricia Gete, Ione Cisneros y Mónica Mora./FRAILE
Juantxo Iturria, Patricia Gete, Ione Cisneros y Mónica Mora. / FRAILE

Los tres responsables del grupo en las Juntas de Gipuzkoa, que han recurrido la decisión, también están acusados de «revelación de secretos», según el auto

Elisa López
ELISA LÓPEZSAN SEBASTIÁN.

El Juzgado de San Sebastián ha imputado a Juantxo Iturria, Patricia Gete y Mónica Mora, los tres miembros de la dirección de Podemos Ahal Dugu en las Juntas Generales de Gipuzkoa, por presuntos «delitos de coacción» contra su compañera de partido Ione Cisneros. Tal y como ha podido saber este periódico, el juzgado donostiarra también acusa a los tres junteros -que ya han recurrido dicha imputación- de presunta responsabilidad «de delito contra la intimidad y de revelación de secretos».

El requerimiento, interpuesto en julio de 2017, llegó el pasado mes de marzo a manos de los tres demandados, que entonces negaron los hechos. Fuentes de la formación morada afirmaron que existía una denuncia de Cisneros, pero que estaba «llena de contradicciones, que carecía de base y de sustento alguno». Ahora, sin embargo, el tribunal donostiarra da veracidad a dicha acusación, que ya ha llegado a la dirección de Podemos en Madrid, y mantiene su intención de abrir juicio oral. Solo en el caso de que prosperara el recurso de los tres investigados, se podría evitar la apertura del juicio.

Según dicta el auto del juez al que ha tenido acceso DV, «aunque la relación entre Cisneros y los miembros del grupo directivo nunca ha sido buena, empeoró en marzo-abril de 2016». Desde entonces, según el escrito, «los imputados han llevado a cabo una serie de actuaciones tendentes a limitar las posibilidades de actuación de Cisneros, que se han concretado en el hecho de que, con el ánimo de desvelar su intimidad y limitar la información que la procuradora recibía, han abierto su correspondencia privada, han ocultado o retrasado el suministro de información que necesitaba para el desempeño de su labor y le han insultado durante las reuniones y delante de los asesores del grupo juntero». En definitiva, y siempre tal y como reza el auto, «todo ello ha provocado que Cisneros presente un trastorno adaptativo con ansiedad y estado deprimido compatible con los hechos que han dado lugar a las presentes actuaciones».

Discrepancias

Todo apunta a que la diferencia de criterio a la hora de abordar distintas iniciativas en Gipuzkoa del partido de Pablo Iglesias sería uno de los desencadenantes de un enfrentamiento interno que ha terminado en los juzgados. Pero no es la primera vez que las aguas bajan revueltas en el seno de Podemos Gipuzkoa. En noviembre de 2016, el grupo morado capitaneado por el portavoz, Juantxo Iturria -que será defendido por su padre, Juan Luis Iturria Lecuona- protagonizó con Cisneros un polémico episodio. La elevada factura telefónica de la juntera ya dejó en evidencia las diferencias que convivían en el grupo del partido en Gipuzkoa. Podemos abrió un expediente disciplinario a Cisneros por «no acatar» las indicaciones de su grupo respecto a que «moderase» el uso del teléfono móvil del que disponía como miembro de la Mesa de esta Cámara, para «acercarse a los valores medios de gasto» que tenían el resto de procuradores. Tal y como explicaron desde el partido, Cisneros habría acumulado un gasto en llamadas desde el teléfono móvil de las Juntas de más de 1.900 euros en los últimos seis meses, cuando la media de gasto de los junteros es entre 100 y 150 euros mensuales.

Los protagonistas

Ione Cisneros
Juntera de Podemos Ahal Dugu. Oriotarra y residente en Tolosaldea. Licenciada en Filosofía Lógica y Teoría de la Ciencia.
Juantxo Iturria
Portavoz del grupo. Donostiarra de 36 años. Licenciado en Historia.
Patricia Gete
Burgalesa de 36 años, vive en Zarautz. Licenciada en Ciencias Políticas.
Mónica Mora
Madrileña de 41 años. Vive en Hernani. Empleada pública, sindicalista y activista.

Una polémica que llegó al comité de garantías de la dirección de Madrid después de que la juntera hubiera solicitado amparo. Al parecer, la presidenta de las Juntas, la jeltzale Eider Mendoza, alertó, a mediados de noviembre de 2016, a Cisneros de que su gasto de móvil era excesivo, ya que, por ejemplo, en el mes de agosto -inhábil en las Juntas de Gipuzkoa- había superado los 500 euros. Podemos emplazó a que llegara a un acuerdo para reembolsar el dinero. Cisneros no lo devolvió pero registró una solicitud para que «se revisara la necesidad de modificar la tarifa» que se aplica a las líneas que no tienen limitado el gasto.

Temor a una crisis a ocho meses de las elecciones

La sombra de la polémica planea de nuevo sobre la paz interna de Podemos, justo a ocho meses de las elecciones municipales y forales. La formación morada teme que el conflicto abierto por la denuncia por presunta coacción de la juntera contra tres miembros de su grupo en las Juntas Generales de Gipuzkoa altere la tan ansiada estabilidad en un partido que hasta hace unos pocos meses vivía inmerso en una crisis, y ahora sin embargo atraviesa momentos de equilibrio y calma. Una denuncia que, según afirma el auto del juez, «pone de manifiesto la existencia de un acoso constante y sistemático que viene sufriendo Ione Cisneros».

Situación que «no es buena para el partido, ni para la militancia, ni para la imagen que ofrecemos», como lamentó María Valiente, coordinadora de Gipuzkoa de Podemos Euskadi, cuando salió a la luz esta crisis.

 

Fotos

Vídeos