Imanol Gude: «Al PNV no le interesan las políticas sociales, siempre beneficia a los más ricos»

Imanol Gude, en la entrada de las Juntas Generales de Gipuzkoa en Miramón./MICHELENA
Imanol Gude, en la entrada de las Juntas Generales de Gipuzkoa en Miramón. / MICHELENA

Imanol Gude, portavoz de Podemos en las Juntas Generales, sustituyó hace unos meses a Juantxo Iturria tras la imputación de este por la denuncia de su compañera de partido Jone Cisneros

Elisa López
ELISA LÓPEZ

«Aunque el PNV rechace nuestras propuestas cien veces, las seguiremos defendiendo porque para eso nos pusieron aquí los ciudadanos». Imanol Gude (Donostia, 1991) es el portavoz de Podemos en Juntas. Sustituyó hace unos meses a Juantxo Iturria tras la imputación de este por la denuncia de su compañera de partido Jone Cisneros. Una situación «incómoda y muy injusta», reconoce. Y lamenta que la crisis que vive su partido está haciendo «mucho daño». De hecho, él dejará su cargo. «Esta forma de hacer, con lo peor de la vieja política, me ha decepcionado», dice.

-¿Qué balance hace de los cuatro años de legislatura foral?

-Son nuestros cuatro primeros años en la institución. Nuestro estreno. Y la sensación es agridulce. Hemos intentado hacer políticas para mejorar la vida de la gente. Pero no ha sido fácil. El rodillo PNV-PSE ha impedido que nuestras propuestas lleguen a materializarse. Hemos querido dejar nuestra huella, pero con el actual Gobierno es muy difícil avanzar en nada.

-¿Entonces no han podido cumplir sus expectativas de «cambiar el rumbo del territorio»?

-Es que insisto, más del 95% de nuestras propuestas se han rechazado. Es decir, casi todo lo que hemos planteado. Incluso, propuestas sencillas, sin tintes políticos, tampoco han seguido adelante. Cosas en las que todos podíamos estar de acuerdo y que no suponían ningún gasto. ¡Claro que hemos querido cambiar ese rumbo, pero no nos han dejado! Nos han pasado por encima.

-¿Y por qué cree que sus propuestas han sido rechazadas?

-Porque el Gobierno PNV-PSE tiene su ruta marcada, cree que es la correcta y no quiere que nadie se la altere. Ni acepta críticas, aunque sean críticas constructivas. Es un Gobierno que sigue su plan. Esta actitud se vio reflejada en los Presupuestos. El último año presentamos 100 enmiendas, y no se molestaron en hablar de ninguna. Pero ni las nuestras, ni las del PP, ni de EH Bildu. De nadie de la oposición.

«Etorkizuna Eraikiz es una iniciativa desconocida para los guipuzcoanos. Puro marketing nacionalista»

-¿Qué ha podido aportar entonces Podemos a la política de Gipuzkoa?

-Nosotros estamos en la oposición y podemos aportar lo que nos dejan, que es muy poco. Pero hemos traído a esta institución propuestas interesantes en materia de participación. Creo que hemos dejado nuestro granito de arena en la Norma Foral de Participación. También hemos defendido los servicios públicos, y hemos peleado por la lucha contra el fraude fiscal. En este sentido, no solo nosotros, los propios expertos en lucha contra el fraude hicieron un informe para el Gobierno Vasco con el fin de atajarlo. Pero estamos igual que antes.

-¿Ir de la mano de EH Bildu es la única manera de hacer frente a ese rodillo PNV-PSE?

-Ambos partidos somos de izquierda y, por lo tanto, tenemos muchas similitudes y conexión, sobre todo en lo social o en la fiscalidad, en definitiva, en una equidad en el reparto de recursos. Hemos estado unidos contra las políticas del Gobierno foral. Un Ejecutivo que, por otra parte, no defiende los intereses de todos los ciudadanos, sino los de unos pocos.

-La apuesta fuerte de Podemos son las políticas sociales. ¿Se ha materializado alguna de sus propuestas?

-En política social es muy importante contar con una buena inversión para poder potenciarla. Nosotros, evidentemente, siempre defendemos un aumento en esa inversión. Nos lo han pedido, además, asociaciones o movimientos dedicados a mejorar la vida de los ciudadanos que peor lo pasan, pero no ha sido posible. Es cierto que ha aumentado la cantidad que se destina a ello, pero porcentualmente ha descendido. Estamos en un momento de auge económico y hemos aumentado la recaudación y, por lo tanto, contamos con más ingresos, pero nada va para quienes más lo necesitan.

«La denuncia contra Iturria, Gete y Cisneros ha sido una maniobra para eliminar a posibles rivales políticos»

-Podemos tacha al actual gobierno de «antisocial». ¿Ha prevalecido el discurso económico sobre el social?

-Claro. La primera reforma que llevó a cabo el PNV al inicio de la legislatura fue al impuesto de las grandes fortunas. Es decir, beneficiar a los ricos. Y ahora hemos visto que en una situación económica más fuerte, las medidas fiscales siguen beneficiando a una minoría. El nuevo impuesto de patrimonio va a permitir que treinta personas en Gipuzkoa dejen de pagar a la Hacienda pública una media de 400.000 euros. Y va a disminuir en 13 millones la recaudación con este nuevo impuesto. Al PNV no le interesan las políticas sociales.

-Son ustedes muy críticos con la política fiscal...

-¿Hacen una buena política fiscal contentando a los más ricos? Creo que no. ¿Y dónde está la lucha contra el fraude fiscal? No existe.

-Otra batalla es la incineradora.

-El proyecto de la incineradora resulta caro desde un punto de vista económico -una infraestructura de miles de millones de euros-, y desde el social. Nosotros apostamos por consultar a la ciudadanía, pero en el debate sobre la incineradora hubo muy poca participación y no se llegó a ningún consenso. Es un tema muy sensible.

-¿Pero qué alternativa a la incineradora ofrece Podemos?

-Podemos defiende potenciar al máximo el reciclaje y buscar soluciones que no sean irreversibles y tan dañinas como la construcción de una incineradora.

-El TAV o la regeneración de Pasaia son proyectos que tampoco cuentan con el respaldo de su partido. ¿Por qué?

-Existen otros proyectos que requieren menor inversión. Y en Pasaialdea, por ejemplo, no está habiendo ninguna regeneración más allá de renovar las aceras...

-Usted tacha de 'palabrería' la iniciativa Etorkizuna Eraikiz.

-Lo que promueve esta iniciativa son charlas y eventos, pero nada realmente de contenido, de finalidad o de objetivos. La mayoría de los guipuzcoanos no sabe ni lo que es. Se trata de un invento del PNV, que anuncia cosas que luego no se cumplen. Es puro marketing nacionalista.

-¿Está afectando al trabajo de su grupo las denuncias interpuestas en el Juzgado entre sus miembros?

-Sí. Claro que afecta. Y yo siento lástima por Juantxo Iturria, Patricia Gete y Mónica Mora porque han hecho un magnífico trabajo en Juntas Generales. Al final, todo ha sido una maniobra para eliminar a personas del propio partido. Y han aprovechado la denuncia de Jone Cisneros para ascender y eliminar a posibles adversarios. Por otro lado, la denuncia de la juntera tiene muy poca base, tal y como ha afirmado el propio juez.

-¿Y no había manera de solucionar los problemas sin airear los trapos sucios?

-Hubo voluntad por parte de Iturria, Gete y Mora, y no pudo ser. Pero, insisto, había personas que querían eliminar a posibles rivales políticos.

-¿Qué relación mantienen ahora?

-La justa por educación.