Idoia Mendia: «El multipartidismo requiere cintura y valentía para lograr acuerdos. Vamos aver si somos capaces de arrimar el hombro»

Idoia Mendia posa en la sede del PSE en Bilbao, junto a una colección de carteles del partido./FERNANDO GÓMEZ
Idoia Mendia posa en la sede del PSE en Bilbao, junto a una colección de carteles del partido. / FERNANDO GÓMEZ

«La llegada de Pedro Sánchez al Gobierno demuestra que un terremoto político puede ocurrir en cualquier lugar, incluso en Euskadi»

A. González Egaña
A. GONZÁLEZ EGAÑABILBAO.

Idoia Mendia tenía pendiente una reunión con Pedro Sánchez en Ferraz, pero la celebrarán en Moncloa cuando la agenda del nuevo presidente lo permita. La secretaria general del PSE no oculta su entusiasmo por la llegada del líder del PSOE al Gobierno de España, pero sabe que la oposición va a ser «muy dura», augura una legislatura bronca y cita la famosa frase de Pessoa: «Espera lo mejor y prepárate para lo peor».

-¿Se había imaginado en algún momento que asistiría a una toma de posesión de ministros de un gobierno de Pedro Sánchez?

-Hace dos semanas nadie podía imaginar que se pudiera producir un terremoto político de estas características, que diera un vuelco total a la política en España y que encima permitiera un cambio de gobierno. Verdaderamente, no, pero fue un momento emocionante y de alegría.

-¿Le ha sorprendido la apuesta por un gobierno feminista?

-No. Son mujeres modernas, preparadas, que han roto su techo de cristal, muchas de ellas en sus ámbitos profesionales y por lo tanto feministas del siglo XXI. El socialismo español siempre ha ido en vanguardia a la hora de poner a la mujer en el lugar que le corresponde. Fue Rodríguez Zapatero quien hizo la Ley de Igualdad en España.

«El último gobierno del PSOE hizo una política penitenciaria con visión de Estado e inteligencia»

-Una de ellas es la vasca Isabel Celaá, que además de ministra de Educación y FP es la nueva portavoz del Gobierno. ¿Qué siente al ver representado al PSE en el nuevo 'consejo de ministras y ministros'?

-Es como si estuviese allí con ella. Me siento muy solidaria.

-Usted, que también fue portavoz en el Gobierno Vasco de Patxi López, ¿le ha dado algún consejo?

-Le va a tocar un gobierno con una oposición nada fácil, igual que me pasó a mí. Y cuando eres portavoz y representas a todo el gobierno, lo que tú dices en cada momento puede abrirle flancos al gobierno y al presidente, así que debes ser muy cuidadosa y conservadora. Seguramente cuando ejerza en el Congreso de portavoz de Educación y FP se explayará a gusto, como es su estilo.

«Si Podemos no quiere facilitar ni ayudar en la búsqueda de soluciones, mal empezamos»

-¿Le ha decepcionado que López no haya sido nombrado ministro?

-Se especuló mucho, quizás demasiado, sobre algunos nombres. Evidentemente, yo tengo mi corazón, mis afinidades y afectos con personas con las que he trabajado tan cerca, pero lógicamente el Gobierno lo hace Pedro Sánchez, él es quien tiene que elegir su equipo. Y creo que ha elegido uno magnífico.

-¿Sánchez no ha elegido a López o ha sido el propio exlehendakari quien no ha querido aceptar?

-Cada uno seguramente estará en el lugar donde mejor servicio presta.

«Invito a la ministra de Hacienda a que conozca y aprenda a querer a esta España plural y diversa»

-¿Qué papel tuvo usted en las conversaciones con el PNV para que diera un sí a Sánchez?

-He mantenido conversaciones con el PNV. Ellos analizaron la situación y tomaron una decisión, que estoy segura que no fue fácil porque hubieran deseado otro escenario. Los socialistas no podíamos hacer otra cosa que presentar la moción de censura. Afortunadamente, ha salido y creo que ha contribuido a devolver a la ciudadanía la confianza en que la política sirve para cambiar las cosas. Yo es lo que siento en la calle. Que los mecanismos constitucionales hayan funcionado va a oxigenar mucho la vida pública en España.

-¿Cómo es hoy la relación entre Sánchez y Urkullu? ¿Hay sintonía?

-Me consta que es buena. Sintonizaron desde la primera reunión hace varios años. Tienen buen contacto, hablan por teléfono o se mandan mensajes de whatsapp. Con Andoni Ortuzar también.

-¿Habrá en breve una reunión con el lehendakari en la Moncloa?

-Su voluntad es estar con todos los presidentes autonómicos. Verán la fecha, según sus agendas.

-¿En qué medida va a favorecer al PSE que Sánchez sea presidente?

-Lo bueno que tiene es que finalmente los socialistas estamos en todos los gobiernos. Eso quiere decir que las políticas que para nosotros son prioritarias y que tratan de ocuparse de la agenda social de los ciudadanos va a ser más fácil llevarlas a cabo por esa alineación institucional. Además, seremos más visibles como partícipes de los gobiernos.

-¿El nuevo ejecutivo va a ser más proactivo en política penitenciaria? ¿Se van a dar pasos para el acercamiento de presos de ETA?

-La posición del Partido Socialista es clara. Cuando el PSOE gobernó España por última vez, en unas circunstancias más difíciles, hizo una política penitenciaria con muchísima inteligencia y visión de Estado. En la medida en que los reclusos vayan expresando esa voluntad de reinsertarse, de reconocer que fue injusto lo que hicieron y de progresar en grado se irán produciendo todos los cambios.

-¿Por cambios entiende también el acercamiento de los presos?

-Creo que el acercamiento es indiferente a eso, pero ya lo marcará el Gobierno de España. Fundamentalmente, lo que importa es la actitud que tengan los presos.

-¿Hay margen para recuperar la vía Nanclares? ¿Debería implicarse Sánchez en ese camino también?

-Dejemos primero que arranque el nuevo ministro del Interior en su cartera, que analice la situación y que vean cuál es la mejor forma.

-¿Qué opinión tiene del nombramiento de Grande-Marlaska, al que ya le han llovido críticas?

-Le conozco personalmente de mi etapa en la Universidad. Fernando me ha parecido siempre un hombre extraordinariamente inteligente, muy trabajador y que sabe escuchar. Estoy segura de que hará una buena gestión. Tiene una tarea enorme por delante, hay muchos retos desde el punto de vista de la Seguridad, la inmigración, pero estoy convencida de que a Fernando se le juzgará por los hechos y será en positivo.

-Se le vincula más al PP que al PSOE. ¿Eso cómo casa en un Gobierno socialista?

-Los jueces no tienen militancia política. Que Fernando fuera elegido para presidir la Audiencia Nacional o como vocal del CGPJ designado por un partido u otro, no es relevante. Él demuestra su compromiso con la modernidad de España y con unas ideas progresistas participando en un gobierno como el de Sánchez

-¿Qué le parece la exigencia de la ministra de Hacienda de mayor transparencia en el Cupo?

-Le invito a que conozca y aprenda a querer a esta España plural y diversa que tenemos. Estoy convencida de que en los próximos meses va a estar mucho más dedicada su atención a la financiación de las comunidades autónomas de régimen común, que es donde tienen el problema, y al equilibrio presupuestario.

-¿Va a durar este gobierno? ¿Las elecciones serán en año y medio?

-Desde luego es un gobierno de lujo, de personas altamente preparadas y capaces de poner a España en la pista para afrontar los retos que tiene. Parece que es un gobierno que llega con mucho impulso político y con ganas de hacer cosas. Lo cierto es que tan comprometidos estamos los socialistas como debieran estar el resto de fuerzas que contribuyeron al cambio. Aunque la mayor responsabilidad recae en quien está en el Ejecutivo, también las fuerzas que están en el Parlamento deben contribuir a que estos meses próximos sirvan para demostrar a la gente que se pueden hacer cosas, que nos podemos poner de acuerdo, y que podemos devolver la fe en la política.

-¿Prevé un acuerdo para lograr la transferencia de Prisiones y la gestión de la Seguridad Social?

-Han transcurrido dos años y no se ha puesto todavía una agenda. Y tampoco le vamos a pedir al recién llegado que lo haga en dos días. No son transferencias sencillas, hay un trabajo hecho entre los dos gobiernos y supongo que se irán desbrozando las dificultades que haya o no con la ministra de Política Territorial.

-Será difícil que las iniciativas del PSOE puedan salir adelante con 85 escaños.

-No va a depender solo del Gobierno, que es cierto que tiene la máxima responsabilidad. Habrá que ir viendo poco a poco, vamos a ver sus primeras comparecencias y si somos capaces de acordar, porque siempre hablan del fin del bipartidismo, pero para vivir en un multipartidismo se requiere cintura y valentía para hacer acuerdos. Vamos a ver si somos capaces de arrimar el hombro.

-¿El 'sí' del PNV a la moción de censura estrecha la relación con el PSE?

-Es lo suficientemente estrecha.

-Ortuzar ha tenido parabienes para el nuevo ejecutivo español.

-Bueno, pero también Andoni despidió muy elegantemente a Rajoy, y antes también hablaba muy bien de él y del Partido Popular.

-¿Es la cortesía del momento?

-La educación siempre está bien.

-Una cortesía que no ha mostrado Podemos. Pablo Iglesias ya ha criticado a Sánchez por olvidarse de ellos para «sonreír a PP y Ciudadanos»?

-Hay que ser conscientes de cuáles son las circunstancias del país, hay que estabilizarlo, devolver la tranquilidad a las instituciones, saber qué podemos hacer que sea útil para los ciudadanos. Y, sobre todo, no hay que perder la ocasión que tenemos los partidos progresistas y de izquierdas de hacer cosas unidos. Es una responsabilidad en las dos direcciones. Si Podemos no quiere facilitar ni ayudar en la búsqueda de soluciones y acuerdos, mal empezamos. Se puede perder una ocasión histórica.

-¿Están preparados para lo peor?

-Yo soy como Pessoa: «Espera lo mejor y prepárate para lo peor». Sabemos que la oposición va a ser muy dura y que va a ser una legislatura muy bronca.

-¿También en Euskadi vienen nuevos tiempos y puede haber margen para que la izquierda se una?

-Lo que hay hoy en Euskadi es el único proyecto que se puso sobre la mesa. Hay que tener claro para qué se está en política y los socialistas no estamos para quedarnos en la pancarta o hacer grandes titulares, sino para resolver los problemas que tiene la ciudadanía. Somos un gobierno en minoría que tenemos la mano tendida para los acuerdos con todos.

-¿El cambio en España acerca al PSE a Elkarrekin Podemos?

-Lo que demuestra esto que ha pasado en España es que un terremoto político puede ocurrir en cualquier lugar, incluso en Euskadi, y producir un cambio. Eso es así.

-¿No descarta nada en un futuro?

-El mundo está muy cambiante.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos