El PSE alerta de que PNV y EH Bildu buscan tratar a algunos vascos «como alemanes en Mallorca»

El PSE alerta de que PNV y EH Bildu buscan tratar a algunos vascos «como alemanes en Mallorca»

Idoia Mendia cree que, en la reforma estatutaria, la pluralidad únicamente se puede preservar «por unas normas pactadas que no pueden ser sustituidas por una simple cuestión de mayorías»

A. González Egaña
A. GONZÁLEZ EGAÑA

El PSE ha registrado esta mañana en el Parlamento Vasco su voto particular a las bases de reforma del Estatuto de Gernika. La líder de los socialistas vascos, Idoia Mendia, ha explicado que han tomado esa decisión porque el grupo de expertos que va a tener que encargarse de hacer una propuesta articulada «debe saber que hay más opciones que las que se presentan en las bases redactadas por la ponencia» entre PNV y EH Bildu.

Los socialistas vascos avisan a ambas formaciones de que apelar solo a la mayoría «deja sin garantías cualquier procedimiento en adelante». El PSE alerta además, de que, según el acuerdo PNV-EH Bildu, quienes no adquirieran la nacionalidad vasca «serían tratados como alemanes en Mallorca, con derechos sociales pero derechos políticos limitados».

Mendia ha reprochado que «se ha preferido una síntesis nacionalista en lugar de una síntesis de consensos amplios». A su juicio, lo quiso desde el preámbulo, «que tenía que definir lo que queremos ser a partir de lo que ya hemos sido, pero lo que se nos propone es lo que algunos quieren llegar a ser a partir de lo que muy parcialmente hemos sido», ha citado.

El PP vasco acusa a PNV y EH Bildu de querer llevar a Euskadi al «abismo»

El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, ha criticado este jueves el «acuerdo soberanista» alcanzado por PNV y EH Bildu en la Ponencia de autogobierno donde «cada paso que se da nos acerca más abismo» con propuestas que «desbordan la legalidad y amenazan la convivencia» del País Vasco, pero cree que «todavía hay tiempo de que se haga una reflexión».

En declaraciones a los medios de comunicación antes de votar en la sede del PP de Vitoria para elegir la presidencia de su partido, Alonso ha xplicado que ven con «extraordinaria preocupación» las últimas sesiones de la ponencia por el «giro» dado por el PNV «hacia las posiciones de EH Bildu». A su juicio, la coalición y los 'jeltzales' han alcanzado un «acuerdo soberanista» que «supone un desafío a nuestro sistema constitucional», ya que «no tiene cabida en la ley, en nuestro Estado de Derecho».

Además, ha criticado que es un acuerdo «entre nacionalistas y exclusivamente para nacionalistas». «Van a ir forjando una propuesta separatistas que quiere que sea su bandera también de cara a las elecciones municipales y forales del próximo mes de mayo», ha advertido. Por ello, ha insistido que al PP le «preocupa que se hagan propuestas que desborden la legalidad, que amenazan la convivencia y que nos vuelven a llevar a tiempos del pasado, de división entre los vascos».

En opinión de Mendia, «ese preámbulo no es que rebase la legalidad, sino es que se nos plantea que aprobemos un texto en el que los vascos les decimos al resto de españoles que a los vascos se nos ha ocurrido que España va a ser un estado confederal, una cosa inaudita». La posición del PSE es clara y se refiere a un proyecto de derechos sociales ,«en los que nos podemos ver representados todos los vascos», y no de derechos nacionales.

«Se nos plantea que aprobemos un texto en el que los vascos les decimos al resto de españoles que se nos ha ocurrido que España va a ser un estado confederal, una cosa inaudita»

En su opinión, por mucho que se invoque como desiderátum en las citadas bases, «la pluralidad únicamente se puede preservar por unas normas pactadas que no pueden ser sustituidas sólo por una mayoría, porque esto desprovee de seguridad jurídica cualquier procedimiento en adelante, y es una cuestión nuclear en cualquier pacto de convivencia entre las distintas formas de sentirse, como debe ser el Estatuto».

Los socialistas vascos consideran que Euskadi está ante una oportunidad «única» para modernizar las herramientas «a nuestro alcance que permitan mejorar la vida de nuestra ciudadanía y profundizar en la vocación de cohesión social de nuestra comunidad». En opinión de Mendia, que ha comparecido en una rueda de prensa en Bilbao junto al portavoz del PSE en la Cámara vasca, José Antonio Pastor, esa intención es ampliamente compartida por los grupos, con posibilidades incluso de unanimidad en muchos aspectos, pero esa vocación compartida no se ha tenido en cuenta «ni en el espíritu ni en la letra de las bases que una mayoría ha acordado».

Según ha explicado la líder del PSE, en el espíritu, porque frente a la oportunidad de ampliar los consensos que se alcanzaron en el 79, como pacto de convivencia entre las diferentes sensibilidades e identidades que existen en Euskadi, se ha elegido el camino de sumar mayorías de las distintas sensibilidades nacionalistas, «que ni siquiera alcanzan el rango de cualificadas que se exige en otros textos de este tipo».

En lo que se refiere a la letra, porque esa suma de PNV y EH Bildu se transforma en propuestas que responden a las «legítimas aspiraciones de esa mayoría pero que, desde una interpretación unilateral de disposiciones constitucionales, desbordan las capacidades que son atribuibles a este Parlamento».

Mendia ha recordado que los trabajos de esta ponencia parten de un mandato parlamentario «claro» del pleno de la Cámara vasca del 26 de enero de 2017, que se refiere a que el texto articulado que se proponga elaborar debe enunciar «una Reforma del Estatuto de Gernika, respetando el ordenamiento jurídico».

El PSE ha explicado que aceptó explorar a fondo todas las posibilidades que se daban «sin desbordar el marco legal» y que ese ha sido su esfuerzo «constante» a lo largo de estos meses. «Se puede comprobar que no nos hemos quedado en nuestra propuesta original, sino que hemos estudiado todas las propuestas originales del Entiende la formación de Mendia que siendo Euskadi la primera comunidad que accedió a su régimen autonómico y la única que no lo ha actualizado, se debe tener en cuenta toda la doctrina constitucional desarrollada en relación a las reformas de otros estatutos. Una doctrina, a su juicio, que muestra un camino de amplísimas oportunidades de adaptación a nuevas realidades sociales y al propio contexto europeo, que no se contemplaban ni en la Constitución ni en los primeros estatutos, y que indica como única limitación que desde estos no se puede modificar aspectos nucleares de la Constitución.

«Se debe tener en cuenta toda la doctrina constitucional desarrollada en relación a las reformas de otros estatutos»

Teniendo en cuenta esa doctrina, el grupo Socialistas Vascos señaló desde el principio, y en todos y cada uno de los documentos registrados en la ponencia, que una reforma constitucional permitiría «una ampliación real de nuestras posibilidades competenciales, de las responsabilidades que decidimos asumir desde las instituciones vascas, con nuevas formas de dirimir conflictos de interpretación de las mismas para evitar la judicialización o el recurso sistemático para que el Tribunal Constitucional se constituya en árbitro de las diferencias que puedan solventarse en otros foros».

En ese sentido, mientras esa posibilidad se abre paso, «lo que corresponde es asumir que los muchos cambios que se puedan introducir se hagan sin modificar las reglas que pactamos en su momento.

A su juicio, el documento de bases acordado en la ponencia presenta en ese primer apartado «un relato confuso» sobre la realidad social, histórica y cultural de Euskal Herria, el concepto de pueblo vasco y el alcance territorial de lo que se dispusiera en un Estatuto actualizado, que requeriría «una aclaración en términos jurídicos». Pero además, apuntan, «confronta los principios democráticos y de legalidad, haciendo prevalecer el primero sobre una interpretación particular del segundo, de la realidad constitucional, para consolidar el llamado derecho a decidir que, se exprese como se quiera expresar, pretende que cualquier mayoría en cualquier momento pueda establecer cualquier tipo de relación con el resto del Estado, obviando lo dispuesto en los artículos 1.2 y 2 de la Constitución Española».

 

Fotos

Vídeos