Las 38 horas en las que Montón ha visto liquidada su carrera como ministra de Sanidad.

Ni dos días ha aguantado Montón tras la publicación en el eldiario.es de las irregularidades en su máster: No fue a clase, una misteriosa convalidación, y las fechas... que no cuadran.Un día después la propia universidad confirma una nueva información más grave: La manipulación de notas.La cosa se complica; El parecido con otros casos se hace evidente. Ella insiste en que no es responsable.Dimitir sería injusto dice, pero el lapsus de Calviño hablando de su labor en pasado, hace presagiar quizás el rápido desenlace.Dentro del partido unos piden en privado su caída mientras que el núcleo duro cierra filas sin descartar su dimisión.En Moncloa, al frente de la crisis, la consigna es: respaldo y discreción.  Y Sánchez por fin, la defiende públicamente.Pero todo cambia poco antes de las ocho, tras la revelación que más del 30% de su trabajo de fin de máster ha sido copiadoEn cuestión de minutos se anuncia su comparecencia.  Montón se va. Arrinconada por la noticia del plagio, y sin admitir nada de nada.Solo 40 mintuos después Moncloa da a conocer a su sustituta.  Hoy, Sánchez sigue avalando a su exministra... Le desea suerte dice. Crisis zanjada.