39 horas de desgaste que acabaron con la ministra

39 horas de desgaste que acabaron con la ministra

Montón no ha podido aguantar la presión tras dos días de desmentidos y golpes de efecto

DAVID GUADILLA

El final de la carrera ministerial de la exministra de Sanidad, Carmen Montón, se ha escrito en algo más de 39 horas de golpes de efectos, explicaciones difusas y presuntos apoyos de sus compañeros de partido que se han ido diluyendo a golpe de titular. La sucesión de irregularidades descubiertas a la hora de realizar un master han dado la puntilla al segundo integrante del Gobierno de Pedro Sánchez en poco más de cien días tras la marcha de Màxim Huerta.

Salta el escándalo

Alrededor de las seis de mañana del lunes, los socialistas se despiertan recibiendo un golpe. 'Eldiario.es' publica que Montón obtuvo un máster en la Universidad Rey Juan Carlos «plagado de irregularidades», la misma entidad en la que estudió el curso de posgrado Pablo Casado. Las similitudes entre los dos casos son inevitables, pero Montón lo niega. «No todos somos iguales».

Montón reacciona

La ministra comparece de urgencia en el Ministerio de Sanidad esa misma mañana. Alrededor de las 11.00 horas. Niega cualquier tipo de irregularidad, dice que todos los documentos están en regla y defiende su honestidad. Para entonces, ya se han producido las primeras reacciones. Desde el Gobierno mantienen su respaldo a la ministra, pero el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, advierte de que exigirá su dimisión si sus explicaciones no son rigurosas.

Contradicciones

Montón intenta cerrar la polémica y esta misma mañana concede una entrevista a la 'Ser' pasadas las 09.00 horas. La propia ministra agradece en su cuenta de Twitter que la emisora le permita dar «explicaciones». Pero la comparecencia no sale como ella espera. Cuando sale en antena ya se sabe que sus notas se habían manipulado después de terminar el máster. Insiste en que no hay nada irregular y en que no piensa dimitir porque sería «injusto». Poco después anuncia que piensa acudir al Congreso a dar explicaciones.

Sánchez sale en su defensa

La presión sobre Montón empieza a ser insostenible. Comienza a filtrarse que destacados dirigentes del PSOE consideran que la titular de Sanidad no puede seguir en el Gobierno y que cuanto más aguante más debilita el discurso de los socialistas sobre la corrupción. Sin embargo, nadie pide su cabeza en público. Todo lo contrario. En su defensa sale el propio presidente del Gobierno. Pedro Sánchez comparece en el Senado a las cuatro de la tarde y descarta su salida. «Está haciendo un gran trabajo y lo va a seguir haciendo», afirma poco antes de entrar al pleno de la Cámara alta.

Dimisión

Las palabras del jefe del Ejecutivo alivian la presión sobre la ministra durante un breve periodo de tiempo. Pero todo se quiebra alrededor de las 20.00 horas. La Sexta informa que, de las 52 páginas del trabajo de final de carrera, 19 eran un simple corta y pega de artículos copiados de Internet, incluida una referencia de 'wikipedia'. Es el golpe final. El muro de contención se derrumba y se anuncia que Montón comparecerá a las 20.45 horas. Lo hace media hora después. Al borde las lágrimas y visiblemente nerviosa, defiende su gestión durante los últimos cien días, su integridad y la trayectoria del Gobierno. Pero confirma su dimisión. Son las 21.24 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos