Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

HAZAÑA DE OPORTUNIDADES

Pedro Sánchez está desbrozando el camino hacia la tramitación de sus Presupuestos gracias a la disuasión que ejerce Vox para que sus aliados de moción de censura no dejen de apoyarle

Kepa Aulestia
KEPA AULESTIA

La amplia sonrisa con la que Pedro Sánchez se hizo retratar al inicio del Consejo de Ministros de ayer lo decía todo. Su estrategia se ha ido abriendo paso mediante el logro de objetivos a corto, desde que el golpe de efecto de la moción de censura saliera triunfante casi de manera imprevista. El éxito de una iniciativa que supuso un vuelco político en el país llevó al Presidente a posponer sus vagos anuncios iniciales sobre una pronta convocatoria de elecciones. La propia votación dejó de lado el propósito de que el PP purgara políticamente su corrupción. Una vez en la Moncloa, la legitimidad de la jugada generó la ilusión entre los socialistas y sus aliados de moción de censura de que había una mayoría alternativa. Los hechos posteriores ni lo confirmaron ni lo desmintieron. Así han transcurrido los meses previos a la reunión de ayer del Consejo de Ministros.

 

Fotos