Investigan los contactos de Torra con los detenidos

Torra. /Efe
Torra. / Efe

Uno de ellos llegó a entrevistarse con el president mientras que otro de los arrestados ha confesado al juez que Torra estaba al tanto del intento de asaltar el Parlament

MELCHOR SÁIZ-PARDO y MATEO BALÍNMadrid

Los servicios de Información de la Guardia Civil investigan los supuestos contactos del presidente de la Generalitat, Quim Torra, con algunos de los siete detenidos del ERT. En particular si, tal y como sospechan los investigadores, uno de los arrestados de la 'operación Judas'se entrevistó recientemente con el jefe del Gobierno autonómico.

Los servicios antiterroristas también indagan si Torra podría estar al corriente de los planes de los arrestados de intentar asaltar el Parlament. Y es que Ferrán Jolis, uno de los dos detenidos que se avinieron a declarar ante el juez y ante la Guardia Civil, aseguró al magistrado que sabía «por terceras personas» que el president estaba al tanto de esta operación y que el propio Torra o Carles Puigdemont podrían acudir a la sede legislativa catalana para hacer la proclamación del nuevo Estado desde la cámara.

Según Jolis, otro de los detenidos en la operación le dijo que Torra «nos iba a abrir la puerta del Parlament» en cuanto se conociera la resolución del Supremo.

El plan de 'Von Germinal'

El fanático de las armas y de las vestimentas paramilitares Germinal Tomás (que se hacía llamar 'Comandante'o 'Von Germinal') era , según los investigadores, el que había promovido que el grupo realizara acciones de comando en los próximos días coincidiendo con el segundo aniversario del 1-O y la publicación de la sentencia del 'procés'.

Tomás, revelan los 'pinchazos', era uno de los más fervientes defensores de que el ERT diera un «golpe de efecto» tomando el Parlament y declarando desde la cámara la república.

No obstante, el plan de 'toma' del Parlament no estaba «maduro» y no era un proyecto que tuviera el apoyo de todo el grupo, ya que había varios integrantes que dudaban poder tener el respaldo popular necesario para mantenerse atrincherados.

De acuerdo con el relato de Ferrán Jolis y Jordi Ros (el supuesto jefe del grupo y que también declaró ante el juez y la Guardia Civil), sí que estaban más avanzados los planes para llevar una campaña de atentados de «baja intensidad» con artefactos en antenas de telefonía y en autopistas como la AP-7.

Esos ataques «podrían» completarse -la campaña era «bastante improvisada», según los investigadores- con artefactos contra edificios oficiales. En poder de los detenidos se ha encontrado un plano de la casa cuartel de Canovelles (Barcelona) y de comisarías de Mossos.