Los grupos cerrarán en julio las bases del nuevo estatus y las derivarán a expertos

Los integrantes de la ponencia de autogobierno del Parlamento Vasco se disponen a iniciar una reunión reciente./EFE
Los integrantes de la ponencia de autogobierno del Parlamento Vasco se disponen a iniciar una reunión reciente. / EFE

La ponencia de autogobierno acordará antes del verano los principios y nombrará un grupo externo que tendrá ocho meses para redactar el texto articulado

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

Seis años después de su constitución en el Parlamento Vasco, la ponencia de autogobierno está a punto de recoger un primer fruto a su trabajo. Los grupos se han propuesto cerrar antes de que acabe julio las bases y principios que deben inspirar el nuevo estatus político para Euskadi, con lo que culminarían así el grueso de su labor, a la espera de que el grupo de expertos que deben nombrar en las próximas semanas asuma el encargo de redactar un texto articulado en función de las bases aprobadas. Los expertos, externos al Parlamento, tendrán un plazo de ocho meses para redactar el texto articulado, que volvería después a la Cámara para ser tramitado como proposición de ley, con lo que el recorrido parlamentario del nuevo estatus aún va para largo. Los más optimistas confían en que pueda ser una realidad antes de que acabe la legislatura vasca, en 2020, pero nadie puede asegurarlo.

Para evitar que los retrasos siguieran acumulándose y llevaran la reforma estatutaria a una vía muerta, los grupos parlamentarios han acelerado la negociación de las bases del nuevo estatus en los dos últimos meses con reuniones semanales. En cualquier caso, si se han aprobado cuestiones espinosas como el preámbulo y el título preliminar ha sido por la determinación de los dos partidos abertzales, PNV y EH Bildu, aun a costa de renunciar al consenso en su redacción. Grupos como Elkarrekin Podemos y el PSE, de hecho, ya han anunciado que presentarán votos particulares a las bases aprobadas hasta el momento, al considerar que tienen un cariz marcadamente soberanista que haría peligrar el encaje legal del nuevo estatus en la actual Constitución.

La mayoría de los partidos quitan importancia a que las bases del nuevo estatus hayan nacido sin un acuerdo amplio porque la reforma se encuentra todavía en una fase embrionaria. Todos están convencidos de que en la parte final de la tramitación habrá que ceder en algunos aspectos, aunque grupos como el PP advierten que no ven mucho recorrido al nuevo estatus y auguran un bloqueo cuando el texto articulado vuelva al Parlamento tras ser redactado por los expertos.

Para las elecciones forales

Si los grupos cumplen el objetivo de cerrar las bases en julio, antes de que acabe el actual periodo de sesiones del Parlamento, y a la vuelta del verano realizan el encargo del texto articulado al grupo de expertos que determinen, los ocho meses de plazo con los que contarán estos podrían llevar la entrega de ese texto en torno a las elecciones municipales y forales que se celebrarán en mayo o junio del año que viene. Un contexto electoral que no parece el mejor caldo de cultivo para que los grupos se pongan a negociar sobre la tramitación del nuevo estatus como proposición de ley en la Cámara, por lo que puede convertirse en un nuevo obstáculo en el camino. Si los plazos se cumplen y el texto articulado llega al Parlamento antes de junio de 2019, su tramitación como proposición de ley en ningún caso empezaría antes de la apertura del siguiente periodo de sesiones, en septiembre del año que viene, por lo que apenas quedaría un año de margen para aprobar el nuevo estatus antes de las elecciones de 2020.

A la espera de lo que pueda ocurrir en el medio plazo, en el corto los grupos deberán acelerar en las próximas semanas para hacer los deberes y conseguir cerrar su parte del trabajo completando las bases que trasladarán después a los expertos. Este miércoles la ponencia de autogobierno cerrará el capítulo de competencias del nuevo estatus, que se ha retrasado unas semanas por el tiempo extra que solicitado por Elkarrekin Podemos para intentar que se produzca un acuerdo a cuatro que incluya también a PNV, EH Bildu y PSE, de tal forma que la totalidad de las bases no se acaben aprobando solo con la mayoría abertzale.

PNV y EH Bildu utilizaron su mayoría para aprobar un preámbulo y un título preliminar soberanistas

Elkarrekin Podemos y el PSE tienen previsto emitir votos particulares en los puntos que no comparten

La coalición morada trabaja estos días para que en el resto de las secciones pueda haber más consenso

Una vez que se acuerde el apartado de las competencias este miércoles, la ponencia deberá abordar en las próximas semanas otras cuestiones como los poderes, hacienda y patrimonio, derechos y obligaciones, o las posibles disposiciones finales o adicionales. También existe la posibilidad de que se incluya un capítulo sobre política exterior o de relación con la UE.

Los grupos aún no han entrado a debatir sobre el número de expertos que formarán el grupo encargado de redactar un texto articulado de nuevo estatus, aunque diversas fuentes apuntan a que cada partido podría nombrar a uno o dos.

Participación «diversa»

En paralelo al trabajo de la ponencia, la sociedad de estudios vascos Eusko Ikaskuntza trabaja ya en el informe que presentará el 30 de septiembre en el Parlamento, donde recogerá las aportaciones ciudadanas que ha recabado en las últimas semanas para enriquecer el texto parlamentario. Fuentes de Eusko Ikaskuntza explican que el pasado día 9 se celebraron tres encuentros ciudadanos en las capitales vascas en los que participaron 200 personas. Destacan la «diversidad» de las aportaciones recogidas y la «tendencia al acuerdo» mostrada por los participantes.

Bases aprobadas hasta el momento por PNV y EH Bildu

PREÁMBULO | Bases y principios
Antes del verano
Los grupos parlamentarios se han conjurado para cerrar en este periodo de sesiones las bases y principios que deben regir el nuevo estatus. En lo que queda de junio parece difícil que puedan lograrlo, pero prevén convocar algunas reuniones de la ponencia en julio para terminar el trabajo.
Texto articulado
Grupo de expertos
Una vez que se aprueben las bases del nuevo estatus, la ponencia se las entregará a un grupo de expertos nombrado por el Parlamento para que redacte un texto articulado.
Ocho meses
Es el plazo que tendrán los expertos para entregar el texto articulado a la ponencia.
Proposición de ley
Tramitación parlamentaria
Cuando el texto articulado vuelva al Parlamento, uno o varios grupos deberán tramitarlo como una proposición de ley, por lo que aún podrá ser modificado.
Identidad nacional
Euskal Herria
El nuevo estatus político para Araba, Bizkaia y Gipuzkoa -como parte integrante de Euskal Herria- será la expresión jurídico-política de la voluntad democrática de un Pueblo con identidad socio-cultural sostenida a lo largo de la historia; con rasgos políticos propios, lengua -el euskera- y cultura propias y un sentido altamente compartido de pertenencia a una misma comunidad política, a una misma nación. El Pueblo Vasco es Nación.
Violencia política
A lo largo de los últimos cien años la sociedad vasca ha sufrido al menos cuatro experiencias traumáticas marcadas por la violencia: la Guerra Civil, la dictadura franquista, el terrorismo de ETA y los contraterrorismos ilícitos. Siendo diferentes, los cuatro guardan un nexo común: el sufrimiento injustamente padecido. (EH Bildu emitió un voto particular en este punto).
Derecho a decidir
Consultas
Este acuerdo se sustentará en la voluntad libre y democráticamente expresada por la ciudadanía vasca tanto directamente (en distintas modalidades de consulta y/o referéndum) como a través de sus legítimos representantes (acuerdo en el Parlamento).
Legalidad y democracia
La actualización del autogobierno vasco debe atender el principio de legalidad. No obstante, el respeto a la legalidad no debe provocar la vulneración del principio democrático. Se trata de reconocer el derecho y la capacidad de los vascos y las vascas para decidir, expresar y ejercer su voluntad colectiva de cara a la consecución de fórmulas de convivencia acordadas voluntariamente.
Acuerdo plural y transversal
Este Estatuto es un ejercicio del derecho y capacidad de decisión de la ciudadanía vasca que de forma mayoritaria y en este momento histórico decide alcanzar un acuerdo plural, amplio y transversal.
Vínculo con el Estado español
Bilateral y confederal
Se configurará un nuevo modelo de relación con el Estado, bilateral, de igual a igual, de respeto y reconocimiento mutuo, de naturaleza confederal.
No subordinación
La relación será de respeto mutuo y de no subordinación, y un régimen de garantías blindará el autogobierno vasco.
TÍTULO PRELIMINAR | Principios generales
Pluralidad y legalidad
El principio democrático, de pluralidad y legalidad articularán el estatus.
Sujeto jurídico-político
Vínculo con el Estado
El sujeto político estará vinculado al Estado español por una relación singular y bilateral de naturaleza confederal, en el marco constitucional. La relación será de no subordinación (...) y que blinde el autogobierno.
Consultas y referéndums
Potestad
Las instituciones vascas tendrán la potestad para regular y gestionar la realización de consultas y referéndums.
Marco
Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, como territorios integrantes de Euskal Herria, a quien se reconoce su identidad nacional, se constituyen en el ejercicio del derecho a decidir libre y democráticamente su marco de organización y relaciones políticas.
Territorio
Territorios históricos
El territorio lo comprenderán Araba, Bizkaia y Gipuzkoa y su ámbito territorial abarcará los límites geográficos y administrativos que se corresponden con sus demarcaciones.
Navarra e Iparralde
Relaciones institucionales
La actualización del autogobierno debe reconocer el derecho a establecer vínculos políticos y relaciones internas de colaboración y cooperación con Navarra y con Iparralde y sus instituciones.
Ciudadanía y nacionalidad
Ciudadanía
Reconocimiento de la ciudadanía vasca y la utilización de la vecindad administrativa, con independencia de cuál sea su procedencia o nacionalidad.
Nacionalidad
Habida cuenta del carácter plurinacional del Estado español y el nuevo modelo de relación con éste, se reconocerá la nacionalidad vasca a la ciudadanía en los términos regulados por Ley, aprobada en el Parlamento Vasco.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos