La gripe de este año ya es la más mortífera de la última década

Todavía no ha terminado la temporada de gripe y ya han muerto más de 470 personas.  No hay alarma entre los expertos pero sí advertencia a las personas más vulnerables. La edad media de los fallecidos es de 83, la mayoría con enfermedades previas, cardiovasculares, respiratorias o diabetes. La mitad no se había vacunado. El frío intenso ha sido clave en el aumento de casos, ya en descenso. Los expertos advierten que la cepa que más circula no está en la vacuna, pero quien se la pone no está desprotegido frente a la gripe.