Los gobiernos vasco y central cerrarán el jueves los cuatro traspasos en la Comisión Mixta

Los gobiernos vasco y central cerrarán el jueves los cuatro traspasos en la Comisión Mixta

Celebrarán hoy una reunión por videoconferencia para ultimar los flecos de las valoraciones económicas de las materias acordadas

A. González Egaña
A. GONZÁLEZ EGAÑA SAN SEBASTIÁN.

Al límite del inicio de la campaña electoral, los gobiernos vasco y central rubricarán este jueves los traspasos del tramo vasco de la autopista AP-68, las ayudas a los ERE, la legislación sobre productos farmacéuticos y la de seguro escolar. Previamente a la oficialización del acuerdo en la Comisión Mixta de Transferencias que se celebrará ese día, aún sin convocatoria formal, los representantes de ambas administraciones se reunirán hoy, por videoconferencia, para ultimar los flecos del acuerdo sobre las cuatro nuevas materias que anunció el miércoles el Ejecutivo de Pedro Sánchez, apenas unas horas después de que el PNV apoyara los decretos sociales en el Congreso.

Durante una visita al campo de concentración de Gurs (Francia), Josu Erkoreka detalló ayer la última hora de la negociación sobre los cuatro traspasos y adelantó que exigirán al próximo Ejecutivo que surja de las elecciones generales del próximo 28 de abril que complete las 33 transferencias comprometidas por el presidente socialista.

Durante el fin de semana se han venido intensificado «mucho» los contactos y se ha intercambiado documentación. Ambas partes llevan algunos días centradas en la negociación y, según explicó el portavoz del Ejecutivo vasco, «quedan todavía algunos flecos», fundamentalmente relacionados con la valoración económica. «Hemos avanzado mucho, caminado conjuntamente mucho, intercambiado mucha información y, por lo tanto, la negociación está bastante avanzada, pendiente de la necesidad de un contacto o una reunión directa», describió.

El portavoz vasco remarcó la actitud «razonablemente positiva» del Gobierno central para impulsar un proceso de transferencias que ha estado bloqueado durante muchísimo tiempo, y anunció que «cualquiera que sea el Gobierno que pueda constituirse después de las elecciones», le va a exigir el cumplimiento del calendario y del plan de trabajo, que el Ejecutivo presidido por Sánchez ha remitido al Gobierno Vasco.

Se trata de «un compromiso de un Gobierno frente a otro, independientemente del juego político y parlamentario que este asunto puede tener en las Cortes Generales». Una relación intergubernamental, que según Erkoreka, hay que «mantenerla». «Nuestro propósito y voluntad es exigir que se cumpla el compromiso después de las elecciones», remarcó.