El Gobierno Vasco se ve «reforzado» por los resultados electorales e interpela a la oposición

Josu Erkoreka e Iñaki Arriola, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno./IREKIA
Josu Erkoreka e Iñaki Arriola, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. / IREKIA

Erkoreka asegura que, en estos momentos, el adelanto electoral en Euskadi «no está en absoluto encima de la mesa»

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

El Gobierno Vasco ha interpretado este martes como un «refuerzo» a los dos socios del Ejecutivo, PNV y PSE, los resultados electorales que se produjeron el pasado domingo en las elecciones generales. El crecimiento en votos registrado en estos comicios por jeltzales y socialistas parece disipar por el momento la opción de un adelanto electoral en Euskadi, que el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha descartado que esté sobre la mesa. Aunque también ha interpelado a los partidos de la oposición en el Parlamento Vasco sobre si «van a seguir uniéndose para obstaculizar» o van a optar por una oposición «constructiva» en el «año y pico» que queda de legislatura. Si la oposición bloquea la acción del Ejecutivo en los próximos meses, la opción de un adelanto electoral podría coger más fuerza a la luz de la fortaleza exhibida por PNV y PSE en las generales.

Erkoreka ha comparecido junto al consejero socialista Iñaki Arriola en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. Ambos han valorado los buenos resultados obtenidos por el PNV y el PSE en Euskadi en las generales del pasado domingo. Erkoreka ha subrayado que «los partidos que sostienen al Gobierno Vasco han salido reforzados» de estos comicios, lo que a su juicio supone que «la acción de este gobierno es valorada y apoyada por la ciudadanía vasca». Cuestionado sobre si esa fortaleza electoral podría llevar al lehendakari, Iñigo Urkullu, a forzar un adelanto electoral antes de que acabe 2019, Erkoreka ha asegurado que, «en este momento, esa valoración en absoluto está encima de la mesa». Al contrario, ha destacado la «conveniencia de aprovechar» que el socialista Pedro Sánchez ha ganado las elecciones para «continuar e intensificar la agenda compartida que los gobiernos español y vasco habían acordado en los últimos meses», poniendo especial énfasis en el desarrollo del autogobierno y las transferencias pendientes. Para el portavoz del Ejecutivo vasco, un nuevo Gobierno de Sánchez con mayor respaldo parlamentario podría favorecer que el gabinete de Urkullu pueda dar un impulso a parte de su programa de gobierno, sobre todo en lo referente al avance del autogobierno.

Erkoreka, sin embargo, ha apuntado también que «estos resultados electorales interpelan a los partidos de la oposición» en Euskadi (EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP), que «deberán decidir si solo quieren sumar sus fuerzas para obstaculizar la acción del Gobierno Vasco o van a optar por una actitud más constructiva para permitir el desarrollo de leyes y otras iniciativas que beneficiarían a la sociedad vasca». Ha recordado que el lehendakari ya fue «rotundo» al descartar un adelanto electoral antes de las eleccciones del 28-A, y ha asegurado que ahora «todavía es más rotundo y contundente».

Descartan a Ciudadanos

Por otro lado, tanto Erkoreka como Arriola han coincidido en ver poco probable un hipotético acuerdo de investidura entre Pedro Sánchez y Albert Rivera (Ciudadanos), que podría suponer un peligro para el cumplimiento íntegro del Estatuto. Arriola ha remarcado que «la voluntad política de Sánchez sigue siendo avanzar en el cumplimiento íntegro del Estatuto» y ha señalado que «mucho tendría que cambiar Ciudadanos para que el PSOE se plantee un acuerdo con ellos después de las posiciones que han manifestado en los últimos meses, en los que ha elegido el camino de la derecha». A juicio del consejero socialista, en estos momentos el PSOE y Cs tienen visiones muy diferentes en cuestiones como «la realidad territorial, la necesidad de diálogo para encontrar soluciones y la manera de afrontar los retos sociales».