«Es el último acto de un estrepitoso fracaso político», censura Ortuzar

Josu Erkoreka y la consejera de salud Nekane Murga, ayer durante su comparecencia/EFE
Josu Erkoreka y la consejera de salud Nekane Murga, ayer durante su comparecencia / EFE

AINHOA MUÑOZ

El PNV ya no tendrá la disyuntiva de tener que decantarse por una abstención o un 'sí' a Pedro Sánchez. El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, manifestó ayer, tras conocerse que Felipe VI no propondrá a ningún candidato para una segunda sesión de investidura, que no sabe «qué va a pasar el día 11 de noviembre que no pueda pasar hoy».

Ortuzar calificó el fracaso de las negociaciones como el «último acto de un estrepitoso fracaso político» que va a llevar al Estado a unas nuevas elecciones el 10 de noviembre que «lejos de aclarar el panorama» todavía «lo van a acomplejar un poco más».

De ello culpó a la «inmadurez democrática», a la falta de «voluntad política» y a la incapacidad para «estar a la altura de las circunstancias» de los principales actores involucrados en las negociaciones para la investidura, principalmente el PSOE y Unidas Podemos.

Sobre los socialistas, el líder de la formación jeltzale sostuvo que son los principales responsables de este fracaso por ser «la opción mayoritaria» que estaba llamada a concertar en torno a Pedro Sánchez y al partido «una alternativa de gobierno».

Ortuzar, sin embargo, no obvió el papel jugado por la formación morada en este asunto y aseguró que se hallan «muy cerquita» del PSOE en el «ránking» de culpabilidades por haber puesto «sobre la mesa una posición negociadora maximalista». «Ha faltado cintura política», censuró.