El Gobierno Vasco modificará los polémicos vídeos de Herenegun e incluirá más testimonios de víctimas de ETA

Jonan Fernández, responsable de la Secretaría General de Derechos Humanos y Convivencia del Gobierno Vasco./Mikel Fraile
Jonan Fernández, responsable de la Secretaría General de Derechos Humanos y Convivencia del Gobierno Vasco. / Mikel Fraile

La Secretaría de Derechos Humanos comienza a abordar los cambios tras acabar la ronda de aportaciones con distintas entidades

Jorge Sainz
JORGE SAINZ

El Gobierno Vasco va a proceder a la modificación del polémico material educativo en los colegios sobre la historia de la violencia en Euskadi, Herenegun!, tras las críticas de víctimas y partidos. La Secretaría General de Derechos Humanos y Convivencia incluirá más testimonios de víctimas de ETA y no incluirá «afirmaciones que pudieran alentar el odio o la exclusión, ni sugerir teorías de legitimación del terrorismo». Los cambios, de cara preparar el pilotaje en el curso escolar 2019-2020, que empezará en septiembre. El Gobierno Vasco ha recibido una «respuesta receptiva» a la propuesta de cambios en la ronda de conversaciones que ha mantenido con distintas entidades para recabar aportaciones tras la polémica.

La difusión de los vídeos el pasado octubre estuvo llena de polémica. Numerosos colectivos de víctimas de ETA, como la asociación vasca Covite, o partidos como PSE-EE, PP y Podemos, denunciaron que los vídeos no reflejaban suficientemente la gravedad de la violencia de ETA ni a sus víctimas. Consideraban que se maquillaba la historia de ETA y se daba excesiva voz a exmiembros de la banda.

Ahora, tras la ronda de aportaciones, la secretaría que lidera Jonan Fernández se compromete con una serie de medidas. Entre ellas, «reforzar el mensaje escrito que, a modo de editorial, aparece en la portada de cada vídeo, ampliando el texto y añadiendo una voz en off que reproduzca su locución». «Incorporar testimonios que amplíen los perfiles de víctimas representados en los vídeos y que han sido sugeridas en algunas de las aportaciones recibidas». «Replantear o suprimir escenas que, aunque puedan tener valor historiográfico, han sido sugeridas en algunas aportaciones por considerar que suscitan dudas». «Matizar el tratamiento de algunos temas o añadir referencias en línea con las sugerencias recibidas». «Mantener testimonios de todas las sensibilidades políticas que tienen presencia en el Parlamento Vasco». «Mantener voces que aportan información o reflexión histórica valiosa. No incluir afirmaciones que pudieran alentar el odio o la exclusión, ni sugerir teorías de legitimación del terrorismo». «Reducir escenas cuyo redimensionamiento ha sido propuesto por varias de las aportaciones recibidas, por considerar que su carácter no es medular».

Como medidas complementarias, se adoptarán son las siguientes: «La experiencia piloto será sometida a un riguroso proceso de evaluación y sistematización. En función de sus resultados, quedará abierta la posibilidad de ampliar el pilotaje otro año»; «a fin de garantizar que la experiencia piloto se desarrolla en condiciones adecuadas, una vez los materiales educativos hayan sido reelaborados, se desarrollará sin exposición pública hasta que pueda presentarse su evaluación»; «con carácter previo a la experiencia piloto, se ofrecerá formación al profesorado que va a participar en el desarrollo de la misma», «la experiencia piloto se desarrollará en cuatro centros que hayan participado en el programa de víctimas educadoras Adi-adian, y en otros cuatro que no lo hayan hecho», y «en su proyección al futuro este material no solo quedará limitado la asignatura de historia, podrá también trabajarse en otros espacios como ética, filosofía, o tutoría».