El Gobierno Vasco se impacienta ante la falta de respuesta de Sánchez sobre transferencias

Josu Erkoreka./
Josu Erkoreka.

Erkoreka sigue a la espera de que Batet ponga fecha a la comisión mixta prevista para este mes | En Lehendakaritza causó contrariedad que, ante la falta de movimientos de la ministra, además se permitiera criticar el discurso de Urkullu en el pleno de política general

MIGUEL VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

Se acaban de cumplir los cien días de gracia que el lehendakari concedió al Gobierno de Pedro Sánchez antes de apretar en su exigencia del cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika y el Ejecutivo vasco empieza a impacientarse al comprobar que las «nuevas formas» con las que llegó el gabinete socialista no terminan de concretarse en hechos en lo referente a las transferencias pendientes. El pasado 23 de julio, una comisión bilateral de cooperación entre los gobiernos central y vasco firmó un primer acuerdo que rompió con seis años de sequía en pactos políticos bilaterales -lo que se tradujo en la retirada de los recursos contra los Presupuestos vascos y la ley de abusos policiales-, pero también pactó la celebración de una comisión mixta de transferencias en septiembre que aún está en el aire. A punto de entrar en la última semana del mes, el consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka, sigue esperando la llamada de la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, para que le comunique cuándo se celebrará la comisión que debe desbloquear los dos primeros traspasos. Se trata de la transferencia de las líneas de ferrocarril Alonsotegi-Barakaldo y Bilbao-Basauri, que solo requieren de la firma oficial.

Erkoreka telefoneó a primeros de septiembre a Batet para recordarle este compromiso bilateral y urgirle a abordarlo sin demora en el arranque del curso político, pero aún no tiene noticias del Ministerio. Su relación con la titular de Política Territorial es «fluida y cordial», cultivada desde que ambos coincidieron en el Congreso de los Diputados, pero la comisión mixta sigue sin ser convocada. «No voy a decir que estamos enfadados porque a estas alturas, y después de seis años en los que el anterior Gobierno apenas quiso hablar de transferencias, hay pocas cosas que me enfaden, pero sí creemos que la comisión mixta no puede posponerse más», comentaba esta semana Erkoreka en una conversación informal.

Cronología

7 de junio
Meritxell Batet toma posesión como ministra de Política Territorial y Función Pública.
11 de junio
El consejero Erkoreka llama por primera vez a Batet para solicitarle una primera reunión para tratar las transferencias.
22 de junio
Erkoreka y Batet se reúnen de forma discreta en el Ministerio de Política Territorial.
25 de junio
Pedro Sánchez recibe al lehendakari en la Moncloa.
23 de julio
Una comisión bilateral de cooperación cierra los primeros acuerdos entre gobiernos.
3 de septiembre
Erkoreka llama a Batet para urgirle a convocar la comisión mixta de transferencias.

El consejero de Autogobierno tiene la sensación de que Sánchez ha encomendado a Batet que se centre en una posible salida al conflicto catalán, lo que ha situado la cuestión de las transferencias vascas en un segundo plano en la agenda del Gobierno, aunque no cejará en su empeño de que la comisión mixta se celebre a la mayor brevedad. Hay una razón burocrática que también podría estar retrasando la convocatoria de este foro bilateral entre gobiernos, ya que tanto las líneas ferroviarias como las autopistas -otro de los traspasos que debería abordar la comisión mixta- son competencia del Ministerio de Fomento, que nunca se ha caracterizado por su agilidad a la hora de abordar traspasos.

El ambiente se enrareció aún más este viernes con unas declaraciones de la ministra Batet que no gustaron al Gobierno Vasco, sobre todo al lehendakari y a los consejeros del PNV, entre los que se encuentra Erkoreka. La dirigente catalana advirtió a Iñigo Urkullu que su propuesta en el pleno de política general para que el nuevo estatus vasco tenga un «rango cuasi-constitucional» no tiene recorrido legal porque «un estatuto no puede estar al mismo nivel que la Constitución». Fuentes de Lehendakaritza replicaron que, «además de decir lo que no se puede hacer, estaría bien que la ministra hablara de lo que va a hacer ella para desarrollar el autogobierno vasco». En Ajuria Enea sorprendió la crítica pública de Batet a la posición del lehendakari cuando aún tiene algunos compromisos incumplidos con el Gobierno Vasco.

Una de las razones por las que el PNV apoyó la moción de censura que Pedro Sánchez presentó contra Mariano Rajoy es que el Gobierno socialista podía mostrar una mayor predisposición a completar el Estatuto de Gernika, después de que el gabinete del PP no cerrase ningún traspaso en sus seis años de mandato. Las primeras señales que emitió el Ejecutivo de Sánchez fueron esperanzadoras para el Gobierno de coalición de PNV y PSE, pero la falta de avances en este primer mes del curso político ha empezado a causar malestar entre los socios jeltzales.

Fijar un calendario

La próxima reunión de la comisión mixta de transferencias será importante no solo porque servirá para cerrar las dos líneas de ferrocarril pendientes y avanzar en el traspaso de la titularidad de las autopistas A-1 y AP-68 a su paso por Euskadi, sino porque el Gobierno Vasco espera que se pueda pactar un calendario para el traspaso de las 37 transferencias pendientes. Las prioridades del Ejecutivo de coalición de PNV y PSE siguen siendo prisiones y el régimen económico de la Seguridad Social.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos