Erkoreka afirma que «no harán ascos» al calendario de traspasos de Sánchez aunque no incluya todas sus prioridades

Erkoreka. /EFE
Erkoreka. / EFE

Erkoreka critica que el Ejecutivo central «se resista» a negociar la Seguridad Social y asegura que el traspaso de Prisiones «no entraña especial dificultad», pero da por bueno el «punto de partida» que supone el calendario

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha criticado este miércoles que el Ejecutivo central «se resista» a negociar el traspaso a Euskadi de la gestión económica de la Seguridad Social o haya relegado la transferencia de Prisiones, aunque ha afirmado que el Ejecutivo vasco «no hará ascos» a abordar las otras 33 transferencias que el Gobierno de Pedro Sánchez ha incluido en la calendario de traspasos que les hizo llegar este martes. El cronograma del gabinete socialista prevé la negociación y acuerdo de 33 competencias en el plazo de un año, lo que Erkoreka ha calificado como un «punto de partida» cuyo éxito habrá que valorar cuando se vayan cumpliendo los plazos establecidos en el calendario. Ha considerado que hay tiempo de materializar las transferencias antes de finalizar la legislatura.

El también consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno ha señalado en una entrevista en Onda Cero que el Gobierno Vasco «no puede celebrar las prioridades» marcadas en el calendario de transferencias elaborado por el Ejecutivo central porque «no concuerdan con las que había fijado» el gabinete de coalición de PNV y PSE «ni las que había señalado» el Parlamento. «Pero celebramos que, por primera vez en la historia del autogobierno vasco, dispongamos de un compromiso firmado con una secuencia fechada y con un compromiso para abordar esas materias, todas ellas identificadas y con un marco temporal. No tiene precedentes en la historia de Euskadi. Si se cumplirá o no, ya lo veremos, pero, en principio, es un gesto de buena voluntad», ha apuntado Erkoreka.

Ministra Batet: «Hay que poner el acento en lo que nos une»

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, ha respondido al portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, con un llamamiento a «poner el acento» en lo que «les une», y no en lo que «les separa» para llegar a un acuerdo en las transferencias pendientes, después de que haya trasladado un calendario para negociar el traspaso a Euskadi de 33 competencias en el plazo de un año. También ha asegurado que la elaboración de este calendario es «una buena noticia», responde «materialmente a un acuerdo entre Gobiernos, y es acorde con las demandas de las instituciones vascas».

Según ha precisado, el documento es fruto del diálogo entre ambas Administraciones, tras la celebración de la Comisión Mixta de Transferencias en Bilbao el 26 de noviembre del pasado año, y «se ajusta a lo pactado» en los contactos mantenidos entre el presidente del Ejecutivo del PSOE, Pedro Sánchez, y el lehendakari, Iñigo Urkullu.

La ministra ha recordado que se comprometió a presentar un calendario «completo», que abordara «todas» las transferencias que el Gobierno vasco reclama en aplicación de su Estatuto de Autonomía, «con excepción de las competencias relativas a la Seguridad Social, que quedan al margen de este proceso de negociación».

El portavoz gubernamental ha recordado que, con la presentación del calendario de traspasos por parte de Sánchez, «se da respuesta a un requerimiento» que el Gobierno Vasco «venía planteando desde tiempo atrás». «Si hubiéramos coincidido en las prioridades y en la secuenciación temporal de las transferencias pendientes, el documento habría culminado en un acuerdo a dos partes», pero finalmente lo ha suscrito solo el Gobierno central al persistir «discrepancias puntuales en algunos aspectos importantes». A pesar de ello, ha recalcado que el Ejecutivo vasco no hará «ascos» a la posibilidad que se le presenta de transferir 33 competencias.

Erkoreka ha explicado que, en las conversaciones que han mantenido con el Gobierno central en las últimas semanas, han insistido en que se incluyera en el listado de competencias a traspasar «todas las materias» pendientes, y ha recordado que la gestión económica de la Seguridad Social «es una de las que están expresamente recogidas en el Estatuto de Gernika». Tras señalar que el Ejecutivo de Pedro Sánchez «no niega» que el texto estatutario hable del traspaso de esta competencia, ha apuntado que «se resiste a traducir eso, 40 años después de aprobado el Estatuto, en contenidos concretos y llevarlos a una mesa de negociación».

«No es la primera vez que ocurre y el hecho de que discrepamos en ese punto, tampoco nos va a llevar a enfurruñarnos y a negarnos a negociar otras transferencias que sí son posibles llevar a cabo y que sí están dispuestos a negociar», ha aclarado el portavoz del Gobierno Vasco.

Erkoreka ha considerado «innegable» la complejidad de las transferencias relacionadas con la Seguridad Social porque, además, no hay precedentes, mientras que en el caso de Prisiones sí existe uno claro, el de Cataluña. Además, ha admitido que hay sentencias del Tribunal Constitucional sobre la Seguridad Social «que han ido condicionando mucho esa transferencia y dictando una doctrina que se la sacó de la manga», lo que «dificulta hincar el diente a la negociación».

Asimismo, ha explicado que la Seguridad Social es «un instituto complejo» y requeriría «inventiva, creatividad, dedicación y esfuerzo». Por eso, considera que habría que haber creado un grupo de trabajo para abordar esta cuestión «porque no se iba a resolver de la noche a la mañana».

«Se ve que se resisten, no quieren abordar esta cuestión en este momento, aunque no niegan el principio» de que está previsto en el texto estatutario, ha indicado, para señalar que «el que está a punto de negarlo» es el PP. «Está a punto de decir que esas previsiones del Estatuto de Gernika son un brindis al sol, que están ahí, pero que no se van a cumplir jamás», ha añadido. En todo caso, ha recordado que «nadie lo ha dicho hasta la fecha», y por lo tanto, «antes o después habrá que hincarle el diente».

Prisiones

Erkoreka ha destacado que «la innegable complejidad» de la gestión económica de la Seguridad Social no es extensible al caso de Prisiones. «Hay precedentes claros, y se trata sencillamente de identificar cuáles son las instituciones penitenciarias ubicadas en Euskadi, el personal que preste servicio en ellas, cuáles son los recursos y cuál es el modo de gestión que Euskadi tendría de esas instituciones una vez transferidas», ha explicado.

A su juicio, «esto no entraña especial dificultad», aunque el Gobierno central alega «una dificultad política» que el gabinete Urkullu «no comparte». «La dificultad política debería radicar, en todo caso, en mantener incumplida una ley 40 años después de su aprobación», ha subrayado.

Erkoreka ha explicado que, además, recientemente el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha anunciado públicamente la adopción de una serie de decisiones organizativas estratégicas importantes en relación con el sistema penitenciario vasco, inversiones que se iban a abordar en la cárcel de San Sebastián, actualmente ubicada en Martutene, pero que se pretende trasladar a Zubieta. «Proyectan construir una nueva, más pequeña, y van a crear alternativamente un CIS, un Centro de Inserción Social, que es una idea distinta». Pero ha criticado que «esas decisiones estratégicas, cuando el Gobierno central está ejerciendo anómalamente esta competencia porque le corresponde a Euskadi, no pueden adoptarse a la ligera», ha apuntado, para señalar que deberían haberlo consultado con el Ejecutivo vasco porque «están alterando unilateralmente el objeto de una transferencia que, antes o después, va a tener que llevarse a cabo».

En esta línea, Erkoreka ha exigido que no se acometan cambios «unilaterales» y ha apelado a una «lealtad institucional mínima» para que «se consulte y contraste con el Gobierno Vasco» cualquier «decisión estratégica» que haya que adoptar. «Hasta la fecha, no ha habido ningún contacto en ese sentido», ha manifestado.

El portavoz del Gobierno Vasco ha señalado que entre los ejecutivos central y vasco se está produciendo «un marco de relaciones bilaterales con mucha interlocución a todos los niveles», lo que ha hecho posible «conseguir un documento que no tiene precedente». A su juicio, el calendario «es un punto de partida y es imposible evaluar lo que dé de sí hasta que no transcurra un tiempo» y se vea «si realmente hay un compromiso efectivo». Por ello, no ha querido afirmar que se trata de «papel mojado», como ha criticado EH Bildu, o descalificarlo cuando era una petición del Parlamento Vasco.

Erkoreka ha recordado que Pedro Sánchez ha manifestado su intención de agotar la legislatura, que acaba en junio de 2020. «Si se cumple lo previsto en el documento, habrá marco temporal suficiente para que, dentro de la legislatura, se pueda alcanzar el acuerdo», ha subrayado. La posibilidad de que se adelanten las elecciones, según ha precisado, es un factor «que siempre está en juego», y también habría que ver cuál sería el próximo Gobierno para ver si sentiría «concernido o no por ese acuerdo».

 

Fotos

Vídeos